Planes para el confinamiento: Creando nuevas plantas en casa con cultivo en agua


Hacer esquejes es uno de los procedimientos para obtener plantas nuevas y hacerlo mediante su cultivo en agua uno de los más sencillos pero no siempre se consigue con éxito así que vamos a daros unas pautas a seguir.

Lo primero es tener paciencia pues tardaréis semanas en poder trasplantar vuestro esqueje a una maceta, hay que esperar a que tenga las raíces suficientes como para que se agarre en tierra y quizás necesite un pequeño tutor incluso.

La mejor época para realizar esquejes en agua es de primavera a otoño y has de tener en cuenta que no todas las plantas se adaptan bien a este tipo de cultivo, las más idóneas son aquellas que en su hábitat natural se dan en zonas húmedas por un lado y en plantas no leñosas o semileñosas, elige ramificaciones tiernas de las leñosas para que tengas más posibilidades y en cualquier caso a la hora de realizar el corte has de dejar solo una o dos hojas. Pero vayamos con los pasos:


¿CÓMO CULTIVAR EL ESQUEJE?

Procúrate un recipiente donde poder colocar los esquejes de manera que sólo una parte del tallo esté en contacto con el agua, no ha de quedar todo sumergido, piensa que normalmente son de unos 15 cm los que prepares. Y si lo vas a hacer con semillas de gran tamaño, colócales un flotador para que solo tengan una parte en contacto con el agua como ves en la imagen, en el caso de los aguacates, puedes pincharles tres palillos y apoyarlos en el borde del recipiente.

Si bien es cierto que el colocarlos en recipientes de cristal y todos reunidos crea un efecto decorativo muy bonito si los preparas en recipientes donde no pase la luz las raíces se desarrollarán más rápidamente y el agua se mantendrá libre de algas más tiempo, así que la decisión dependerá de si quieres tener que estar cambiando el agua cada dos días o una vez a la semana.


Es importante que el agua no tenga cloro y esté limpia, puedes hervirla previamente y si es del grifo, déjala en un recipiente abierto 24h para que se evapore el cloro.

Mantén los recipientes en sitios con buena luminosidad pero sin sol directo y ambiente húmedo para que crezcan más fácilmente sus raíces. Un cuarto de baño o una cocina podrían ser perfectos...a no ser que tengáis un invernadero.


Cuando veas que salen las raíces en unas semanas con una densidad suficiente como para que se agarre el tallo a la tierra será el momento de trasplantarlos. Y cuando hayan crecido unas cinco o seis hojas, podrías sacar las nuevas plantas ya al exterior.



Comentarios