¿Por qué no un Cuerno de ciervo? Su mantenimiento no es un problema.


Este tipo de helecho, el Platycerium Superbum, también conocido como "Cuerno de ciervo" debido a la forma de sus hojas, es una planta de interior de las más fáciles de mantener y de las que pueden durar muchos años. Y tienen la gran ventaja de no necesitar nunca un cambio de maceta.
Esta planta tiene un alto poder decorativo ya sea sola, o bien en grupo con otros helechos. Y si te animas a colgarla sujetándola de un tronco o una corteza, tendrás una composición natural mucho más vistosa.

Tierra.
El Platicero crece mejor en una tierra suelta, orgánica y permeable. Lo recomendable es usar tierra de hojas mezclada con turba y musgo.

Exposición.
Prefiere una ubicación luminosa, pero lejos del sol directo y también crecerá bien en zonas algo sombreadas, pero una vez que la coloques si ves que crece, y está bien de aspecto, procura no moverla pues no le gustan mucho los traslados frecuentes. Procura que no esté en zonas con corrientes de aire y si en verano la sacas al exterior, dejala en la sombra para que no se quemen sus hojas.


Temperatura.
Lo ideal es que esté entre 18 y 20ºC y nunca menos de 14ºC.

Humedad y riego.
Rocíala semanalmente con agua y si la tienes en maceta, aplícale un riego por inmersión al cepellón de tierra una vez por semana durante una hora  y en invierno hazlo solo cada 15 días.

Abono.
Las hojas de apoyo van envejeciendo y al secarse se marchitan y sirven de alimento a la misma planta, por lo que solo de vez en cuando será necesario que abones tu planta.


Comentarios