Llevarse bien es cuestión de ...



A la hora de cultivar un huerto hay que tener en cuenta el máximo aprovechamiento del espacio y por ello es conveniente dividirlo en bancales o parcelas donde cultivar cada cosa, pero también es importante saber que ciertas hortalizas y plantas mejoran y favorecen el cultivo de otras y por el contrario, no todas son buenas vecinas entre sí.

Aunque ya hemos subido algún que otro artículo sobre este tema, volvemos a recordaros qué plantas congenian bien o mal y algún que otro truco.

Tomates.
Plántalos al lado de judías de mata, col, ajos, puerros, espinacas, apio y rabanitos. Y manténlos alejados de guisantes, hinojo, pepinos y patatas... si los plantas juntos, que no te extrañe que la cosecha no sea muy buena.

Calabacín.
Se da bien junto a judías verdes, cebollas y en general con todo tipo de verduras. Si colocas flores de Capuchina cerca serán las primeras en atraer pulgones y te avisarán de que has de aplicar insecticidas. Y si plantas basílico, éste estimula el brote del calabacín.


Zanahorias.
Sus vecinos de bancal han de ser judías, guisantes si quieres tener una buena cosecha. Al igual que el anterior se llevan bien con las demás verduras, pero si plantas al lado Eneldo, mejorará su sabor y las cebollas serán un elemento disuasorio contra los ratones y caracoles.

Judías verdes.
Junto a zanahorias, lechugas, remolacha, apio, pepinos, acelgas, tomates, apio o coles se darán estupendamente. Pero no las juntes con ajo, puerro, cebolla, hinojo o guisantes.

Pepinos.
Buenos vecinos de guisantes, puerros, lechuga, apio y cebollas. El eneldo al lado mejorará el sabor. Y no los plantes cerca de tomates, rabanitos o patatas... 

Puerro.
Se llevan bien con las fresas, coles (aunque las fresas con éstas no se dan bien), apio, tomates, zanahorias y cebollas. Y lejos deberían estar ñas judías verdes y los guisantes.

Como ves, todo un puzzle a confeccionar.




Comentarios