¿Quien se apunta al Wabi-Sabi?


¿Has oído ya hablar de esta nueva corriente? ¿Tienes claro lo que es? De repente todo es Wabi-Sabi, la moda, el estilo floral, la decoración en las casas...parece que todo gira en torno a ello y se convierte en todo un estilo de vida y en una filosofía que busca combatir los aspectos negativos del estilo de vida actual en su faceta frenética y que tiende a la inmediatez que tanto estrés puede causar.

La filosofía Wabi-Sabi busca el encuentro con la naturaleza, la reconciliación con la imperfección, el saber apreciarla y fomentar la paciencia sabiendo esperar la evolución de las cosas y para ello es imprescindible contar con elementos naturales en casa, ya que son los que nos van a ayudar a entender y valorar ciertas cosas como es el aceptar lo imperfecto, el que hay cosas que no dependen de nosotros, el que no es tan importante que todo esté controlado y que no hay por qué intentar abarcarlo todo.


Wabi-Sabi se centra en un principio fundamental: la impermanencia. Esto implica que las cosas cambian y que debemos saber apreciar lo que tenemos en cada momento y apreciar la belleza de ese instante. Este ejercicio de saber disfrutar y apreciar lo efímero aporta dosis de felicidad o de satisfacción y sobretodo obliga a reflexionar sobre ello. Un hogar inspirado en wabi-sabi tendrá presentes cosas muy queridas por quien viva en él, no sólo de cosas nuevas compradas por impulso, será un espacio sin pretensiones, pero con carácter definido que será perfectamente imperfecto.


¿Cómo conseguirlo?
Tener Plantas de interior en casa o en tu centro de trabajo, arreglos florales no perfectos (bastará con que compres ramos de de flores sin arreglar y los coloques tú en un recipiente) muebles realizados con materiales naturales, u objetos de artesanía llenos de irregularidades o de materiales que van a ir envejeciendo y cambiando  con el uso, contribuyen a poner en práctica esta filosofía que busca la satisfacción personal, el que el tiempo no pase sin que te des cuenta, el que no pierdas tiempo en ver la vida de los demás y te pierdas todo lo bello que hay en la tuya y la percepción de que lo imperfecto también es bello.
Crear ambientes de estética sencilla y natural con elementos que nos muestren los principios de su filosofía. Y no lo confundamos con un estilo rústico. El estilo Wabi-Sabi con sus raíces en la filosofía Zen puede suponer crear un ambiente minimalista y super moderno a la vez.














Fotografías: Los Peñotes y Flower Council


Comentarios