¿Qué pasaría si plantases arbustos de bayas?

Foto: Nandina doméstica - Los Peñotes

Si decides plantar en tu terraza o jardín arbustos de bayas, de los que dan frutos de color en el otoño, tendrás asegurado un espectáculo de color y aportarás estacionalidad. Dependiendo del que decidas plantar, será un contraste perfecto para un parterre, para hacer un macizo en algún punto del jardín, para hacer un seto o una bordura de camino o en una escalera...Y también podrás disfrutar de sus ramas cortadas para hacer arreglos vegetales en jarrones dentro de casa en la fase en la que han dado sus frutos y aún no hayan caído las hojas. Los arbustos de bayas son uno de los recursos para hacer más bonito un ajardinamiento, el color en el jardín se aporta no sólo con flores, intervienen también el color de los frutos, de las hojas y de las ramas de ciertas plantas, se trata de jugar con toda esa paleta de texturas y formas que nos ofrece la naturaleza. Así que vamos a presentarte varias opciones para que puedas elegir cual te interesa más.



Cotoneaster horizontalis.
Se trata de una arbusto de hoja caduca de crecimiento de tipo rastrero y bastante compacto. Queda muy bien para terrenos en pendiente o entre rocas. En otoño ofrece unos pequeños frutos de color rojo intenso que hasta que se pasan irán conviviendo con la coloración otoñal de las hojas. A la hora de plantarlo (siempre que no sea en primavera o en plena floración) recorta un poco las puntas de las raíces y plántalo profundamente, de manera que la raíz más alta esté enterrada a unos 3cm de la superficie.Si el cepellón te viene en tela, no lo quites, plántalo con él, aunque sí has de desatar el cordón que lo sujete y después aprieta bien la tierra contra la planta y aplica un riego abundante.


Symphoricarpus Albus.
Otro de los arbustos resistentes y que ofrecen frutos en color blanco o en color rosa. De tipo leñoso y hojas caducas, sus frutos en forma de bolita permanecen en las ramas, Es una planta poco exigente en cuanto a suelos y que se da bien en terrenos pobres, aunque para que te de muchos frutos, deberás tenerla plantada al sol y con el sustrato húmedo. Se la conoce por "lágrimas de la Virgen".


Nandina Doméstica.
Conocida también como el bambú sagrado o divino por el parecido de sus hojas, pero realmente pertenece a la familia de las berberidáceas. Se adapta bien a cualquier tipo de suelo, aunque agradece algo de sustrato ácido. Sus hojas son semi-perennes y el colorido de sus hojas en invierno es espectacular. Sus frutos van adquiriendo desde el otoño un color que va desde el verde hasta el rojo intenso y duran hasta primavera. El suelo deberá tener un buen drenaje y cuida su riego pero sin encharcarlo. Pueden alcanzar los 2m de altura.

Estas son algunas de las opciones pero hay muchas más: los Viburnum que dan frutos negros y azulados, los Callicarpos con sus frutos morados,las Squimias, Crataegus, Pyracantas, Acebos...


Comentarios