Más de 100 estrellas a tu alcance.


Los Áster son como dice su nombre en latín, estrellas en medio del jardín, con origen en Europa, Asia y América del Norte es una planta que se adapta muy bien a nuestro clima considerándose rústica y dura ya que soporta bajas temperaturas. Esto la hace una de las opciones recomendadas para dar color al jardín o terrazas en otoño. Su forma estrellada crea un efecto preciosos donde se plante.
Inicialmente había un número increíblemente grande de especies, unas 600. A finales del siglo pasado, esta cifra se redujo a 250. Las diversas especies se distribuyen en una serie de géneros. Son plantas herbáceas perennes de la familia de las margaritas.


Cuidados.
1. Necesitan recibir mucha luz, así que plántalas en zonas luminosas pero no bajo el sol directo.
2. ¿Crecimiento espigado? No has hecho mucho caso al punto anterior, donde lo hayas plantado no recibe lo suficiente y se está estirando para buscar más luz y para crecer fuerte y sobretodo para florecer.
3. Y su segunda exigencia sería un suelo bien drenado y fértil. Por lo demás no pedirá demasiados cuidados.
4. Si descubres que algunas de sus hojas están comidas o ves alguna hoja enrollada y con restos pegajosos, las babosas y caracoles los han descubierto. Te toca utilizar productos antilimacos.
5. Si te has pasado con el riego o el suelo no tiene un buen drenaje, puede que les ataque el Oidio, lo sabrás por el polvillo blanco que aparece en sus hojas. Puedes paliarlo realizando una poda y eliminando las partes afectadas y aplicando después un fungicida antioídio. Y mejorar su drenaje para que no vuelva a pasarte.
6. Como flor cortada: usa un florero limpio, corta los tallos diagonalmente y limpia de hojas los tallos para que no entren en contacto con el agua y procura que tengan siempre suficiente agua.


Colores y formas.
En tonos Lavanda o los blancos son los más comunes, pero también hay variedades de color rosa, rojo, lila, violeta y morado oscuro. El corazón amarillo muestra los pétalos aún mejor: el contraste refuerza los colores. El robusto tallo soporta el corazón con textura grande, rodeado de pétalos largos y estrechos que le dan ese aspecto de estrella.

Simbolismo.
No solo traen alegría otoñal sino también una vejez feliz, están asociados a la felicidad. Y aunque puedes utilizarlas como flor cortada, en rocallas o en el jardín en borduras de caminos o en macetas en una terraza, la mitología sugiere que puedes ahuyentar serpientes y demonios quemando los pétalos... Nosotros preferimos tenerlas a la vista plantadas o en un jarrón, sin duda un buen remedio contra "malos rollos".









Fotografías: Pixabay.




Comentarios