4 formas de podar arbustos... ¡y tener buenos resultados!

Diferentes formas de poda de formación en arbustos. Foto: Pixabay.

Cuando planificas plantar un arbusto es conveniente tener claro qué forma y volumen quieres que tenga para poder decidir por un lado el tipo de planta que debes poner y sobretodo para aplicar el tipo de poda de formación adecuada. Si no aplicas este tipo de poda y le dejas crecer libremente puede que el efecto ornamental en tu jardín no sea el adecuado o por lo menos, el que querías.
La poda de formación ha de realizarse en los primeros años de la planta y durante el invierno, aunque también puedes dejar crecer a tus arbustos sin podar durante 2 ó 3 años y luego aplicar ya la poda de formación.

Formas de la poda de formación.

Arbustos de pie bajo. Se deja un solo tronco corto de unos 20cm y se cortan las ramas que salgan de él por debajo de esa altura. Esta poda es muy práctica en arbustos que están en borduras de caminos o sobre césped, pues permite pasar un cortahilos o las herramientas de limpieza como recogedores de hojas, pequeños rastrillos, etc.

Foto: Kamilphoto - Pixabay. Los rosales son arbustos aptos  para la poda de formación de pie bajo.

Arbustos en cepa. Las ramas salen desde el suelo partiendo de una base leñosa y formando una planta compacta, es de las formas de poda más habituales y que puedes ver en plantas como el Boj, las coníferas, romeros, abelias, evonimos, cotoneaster...


Foto: Peggychoucair - Pixabay - Cotoneaster, uno de los arbustos habituales con poda de formación en cepa.

Arbustos en copa. Se cortan las ramas de manera que se deja un solo tronco de cierta altura y con una copa redondeada dando un aspecto de arbolillo al arbusto. También se pueden aplicar otras formas a la parte vegetal que dejásemos crecer y que entraría ya en el concepto del Topiari"y para el que hay que ser más experto y creativo. Es muy común ver esta poda en rosales, laureles, Viburnum Tinus, Arbutus unedo, coníferas...

Arbustos en varios troncos. Aunque pueda parecer que es la misma forma de poda que la de arbustos en cepa, no es así. En este caso, el arbusto tendrá unos troncos claramente visibles y que serán de un grosor mayor y a unos 60 cm del suelo, de manera que la copa queda sujeta por esos troncos principales y el resto de sus ramas quedan dentro de la masa de hojas.

Comentarios