¿Sueles fracasar con las Drácenas? Lee esto.


La Dracaena. Viene de África oriental y es de las plantas más duraderas que hay y de las que requiere cuidados muy sencillos, por eso es conveniente que te leas estos consejos para no volver a tener disgustos con ellas pues son realmente fáciles de cuidar.

Sustrato. Cualquier genérico específico para plantas de interior te servirá.

Exposición. Debido a su origen natural, debes colocarla en habitaciones bien iluminadas, pero protegidas del sol directo que podría provocar quemaduras en las hojas creando zonas amarillentas. También puedes colocarla en zonas con menos luz, pero allí no conservarán la forma característica de sus hojas, brillantes y atravesadas por estrías de colores. Sácala al exterior en verano pero mantenla a la sombra.

Temperatura. Entre los 20ºC y 25ºC es como mejor estará y desde luego nunca por debajo de los 18ºC. 


Humedad. Si le falta humedad ambiental comenzarán a secarse los bordes de sus hojas. Aplícale rociados de agua regularmente y si es posible con agua que no lleve alto contenido en cal para no tapar el poro de sus hojas o evitar las feas manchas blancas que deja la cal de residuo. También puedes limpiar de vez en cuando sus hojas con un paño húmedo.

Riego. Es muy importante que la frecuencia de los riegos sea proporcional a la temperatura ambiental. De marzo a septiembre, cuando está en plena vegetación y en condiciones de abundante luz y calor, la planta se debe regar cada 4 días aproximadamente y siempre con agua a temperatura ambiente. En invierno es mejor mantener la tierra más bien seca; un exceso de agua es más dañino que el que pase sed la planta. Vigila la cída de hojas porque puede alertarte sobre ese exceso de agua o sobre alguna enfermedad. La cantidad de agua a aplicar dependerá del tamaño de la planta y su maceta, pero solo la suficiente para mantener húmedo el sustrato, nunca encharcado.

Abono. En el período citado las plantas se desarrollan rápidamente por lo que es necesario enriquecer el riego con un fertilizante líquido o en polvo cada 15 días. Y en cualquier caso, siempre observando las indicaciones de cada fabricante, el pasarnos con el abono puede generar una concentración salina demasiado elevada en la tierra que pdría provocar quemaduras en las hojas y borrar el diseño de las mismas.

Cuidados especiales. La mejor época para transplantar las drácenas es de Marzo a Mayo y sólo cuando las raíces de la maceta sobresalen tanto en superficie como por debajo, o bien, cuando vemos que se detiene su crecimiento pues significa una carencia de nutrientes. También puedes intentar renovar solo la capa superficial del sustrato si no quieres cambiarla de maceta.








Fotos: Freepick






Comentarios