Si estás preocupado por cuidados de las cobayas, deja de estarlo...



Las Cobayas son sin duda una de las mascotas más dóciles que hay y una opción estupenda para iniciarse en la responsabilidad que supone tener a su cargo un animal, un ser vivo.

Estos tiernos roedores son animales gregarios, es decir, les gusta y necesitan estar en contacto con nosotros, así que procura darles compañía a diario y además son muy inteligentes y aprenderán pequeños trucos si tienes paciencia. Enseguida te reconocerán y llamarán cuando noten tu presencia y te aseguramos que serás cautivado por los ruiditos que te harán para llamarte.

Pero, los animales no son juguetes, así que es conveniente conocer bien cómo cuidarlos para que este nuevo miembro de la familia viva sano y feliz.


Cuidados básicos de la COBAYA:

Generalidades:
- Peso medio: 800gr – 1,2 Kg
- Vida media: 5 años.
Tienen una temperatura corporal elevada, de entre 37º y 40ºC, por lo que son muy susceptibles al calor. Hay que tener mucho cuidado sobre todo en verano con los golpes de calor.
- Necesitan hacer ejercicio a diario por lo que NO debemos mantenerlos encerrados en una jaula todo el día, les gusta corretear y jugar. Las jaulas para ellos deben de ir acorde con el tamaño que tendrán en edad adulta y el tiempo que pasarán metidos en ella al día.
- Son mascotas juguetonas y sociables, cuánto más interactuemos con ellas mayor será el vínculo que compartiremos.

Dieta:
La base de la dieta de estos animales es el HENO. Siempre deben de tener a su disposición agua fresca y Heno. Tienen dientes y muelas de crecimiento continuo, y lo único que produce el desgaste necesario para no provocarles problemas bucales es el heno, por lo que al menos debe ser el 60% de la ingesta de su dieta diaria. El resto de la dieta debe componerse de piensos comerciales para cobayas y una ración variada de verduras y fruta.
El pienso es lo que más les suele gustar, pero no por ello debemos de abusar ya que si no, nuestra cobaya podrá padecer sobrepeso y problemas asociados a ello. No debe de comer más de 30gr por kg de peso del animal al día. Podemos repartirlo en varias tomas o dárselo todo junto pero una vez cumpla con la ración diaria no debemos darle más.
La verdura y la fruta es mejor ir introduciéndolas poco a poco, un truco es probar a darle de un tipo solo cada vez para poder saber si alguna le sienta mal. También has de tener en cuenta que estos animales no son capaces de sintetizar la vitamina C, con lo que necesitan un aporte externo. Lo más fácil es administrárselo con la dieta, el pimiento verde tiene una buena concentración de esta vitamina y además les suele gustar mucho, así que si se lo proporcionas a diario mejor. Con respecto a la fruta debemos de restringir su ingesta a no más de 2 o 3 veces a la semana por su alto contenido en azúcares.


Vacunas y Revisiones Veterinarias:
No es necesario ningún tipo de vacuna, pero es recomendable llevarlos al veterinario para revisar que todo esté bien por lo menos una vez al año cuándo son jóvenes.
En animales mayores de 5 años, que ya se consideran geriátricos, se recomienda revisarlos cada 6 meses y anualmente hacerles una analítica sanguínea general.
Debemos de tener en cuenta que en la naturaleza las cobayas son animales que son presas, por lo que no mostrarán síntomas de enfermedad evidentes hasta estar muy malitos así que debemos de estar muy atentos. Un truco para anticiparse es pesarlos en casa periódicamente y llevar un control, normalmente lo primero que nos indica que algo no va bien son las pérdidas de peso acentuadas.
Otros síntomas de alarma que se deben controlar y ante los cuales debemos de llevarlos a un veterinario son: estreñimiento de más de 24 horas, diarreas profusas, que no quieran comer nada en 24 horas, problemas para respirar, heridas o problemas de movilidad, flemones en maxilar o mandíbula, alteraciones o picor en la piel….
Como son animales que no suelen salir mucho a la calle, no es necesario aplicarles tratamientos antiparasitarios preventivos a menos que aparezcan síntomas compatibles con enfermedad parasitaria. En este caso se acudirá al especialista para que lo diagnostique e instaure el tratamiento necesario.

Esterilización:
En general, si no hay problemas hormonales (son poco frecuentes) no es necesario esterilizar a estos animales, aunque es cierto que muchas veces facilita la convivencia de varios animales en la misma jaula.
En caso de tener hembra y macho, y querer criar, siempre es recomendable que el primer parto sea antes de que la hembra cumpla los 6 meses de edad para que se minimicen las complicaciones en el parto.

¡Os deseamos que disfrutéis mucho juntos!


Comentarios