Lo que todo el mundo debería saber sobre tener aves como mascotas

Foto de: vlad-tchompalov

Si decides adquirir un ave, vas a encontrarte casi seguramente con dos grupos principalmente:

1 - Psitácidas: Este grupo abarca a los pájaros de pico curvado, es decir, Loros, Cotorras, Periquitos, Guacamayos, Agapornis…etc.
Son aves fácilmente domesticables y muy sociables que ofrecen una gran variedad de tamaños y colores. Por otro lado, debido a la forma de su pico curvado tienen cierta facilidad para repetir y vocalizar algunas palabras. Los de tamaño medio y grandes además pueden criarse a mano desde que son polluelos, son los que se denominan “papilleros” que dan como resultado unas aves totalmente dóciles y que reconocen a su amo, acercarán su cabeza y estirarán el cuello para ser acariciados… te harán sentir como el capitán pirata con el loro inseparable en su hombro.

Foto: ejemplar de Diamante

2 - Fringílidos: Por lo general son pájaros de tamaño pequeño: Canarios, Gorriones de Java, Diamante Gould, Diamante Mandarín, y en su mayoría proceden de criadores de Australia. Son aves que aguantan las bajas temperaturas mejor que el otro grupo ya que en su mayoría son de tipo silvestre  y también presentan un amplio y vistoso colorido en su plumaje o picos.

Las aves de cada grupo tiene unas necesidades de cuidados diferentes pero quizás lo más significativo sea la longevidad de los loros frente al resto: loros, agapornis, guacamayos y cotorras pueden acompañarnos más de 15 años, así que tenlo presente porque van a ser miembros de tu familia durante mucho tiempo.

Foto: sharon-mccutcheon
¿Cómo cuidarlas?

Aunque no sean mascotas que parezca que necesitan un trato similar al de un perro, gato o roedor, son animales de sangre caliente por lo que el contacto diario y las dosis de afecto las necesitan de la misma manera. Pero igual de importante es que reciban una alimentación adecuada, una correcta higiene y una jaula adecuada a cada tipo de ave. Esto será  la clave para poder disfrutar de tu mascota el mayor tiempo posible.

Foto: Los Peñotes
La  alimentación es diferente dependiendo del tamaño de las aves.

Aves pequeñas: Su alimento fundamental es con semillas cuya base principal es el mijo, aunque en el caso de los canarios será el alpiste. 
Aves medianas y grandes: lo mejor es darles pienso extrusionado que viene con la mezcla adecuada de frutas, cereales y demás nutrientes que necesitan y además evitamos que los caprichosos seleccionen solo lo que más les gusta y no se alimenten bien. También tenemos que advertir que es un error común pensar que los loros se alimentan de pipas únicamente. Una dieta de este tipo tan rica en grasa hará que se le acumule en el hígado. Las pipas deberían ser un premio y si se las damos un poco germinadas, mejor aún ya que tendrán menos grasa. También podemos darles de vez en cuando alguna legumbre cocida pero para mayor comodidad puedes utilizar los piensos extrusionados que incluyan leguminosas y frutos secos.

La higiene: La jaula ha de estar siempre limpia. Y respecto a las aves, en ambos tipos un baño diario es más que aconsejable, en el caso de los pájaros pequeños podemos colocarles una bañera dentro de la jaula y ellos solos se asearán y en el caso de los loros y demás aves grandes, podemos colocarles en la ducha o simplemente vaporizarles con agua un ratito.



¿Qué vas a necesitar?
Las jaulas serán el elemento fundamental, han de estar proporcionadas al tamaño de cada pájaro, y aunque algunos disfrutan en compañía de otros, no debemos aplicar el dicho “Donde caben dos…caben tres” porque podemos tener problemas; pregunta a un experto antes de tomar esa decisión.

Juguetes: Espejos para los periquitos, móbiles con sonajeros, columpios, comederos inteligentes con la comida dentro para que se entretengan sacándola, nidos, escalas de madera o cuerda, etc. Hay muchos accesorios para que se mantengan ocupados y en especies como los loros, cotorras… es casi una necesidad el proporcionarles juguetes ya que son animales muy activos que se aburren y a veces empiezan a picotearse y arrancarse el plumaje (aunque también puede deberse a una mala alimentación).

Especial aves silvestres: para los aficionados a contar con pájaros silvestres en el jardín, lo mejor es disponer en diferentes sitios casitas y cajas-nido para colocar en el exterior y  para los meses de frío, alimento especial prensado en bolas con el aporte extra de grasa que necesitan en invierno.


Comentarios