Jardines veganos...con frutas trepadoras.


Estamos en plena era del furor por la comida sana, las dietas veganas, la vida "healthy" y todo lo relacionado con lo natural. Pero al margen de lo que pueda suponer un convencimiento real y sincero o del simple postureo o moda...lo cierto es que ajardinar utilizando algo de estos conceptos además de sano, es una opción estética y divertida que nos va a permitir poder disfrutar de sabores intensos, de los de toda la vida en frutos muy diversos y que no hayan pasado por procesos de aceleración de maduración o tratamientos químicos.

Así que vamos en centrarnos en las opciones de llevarlo a cabo y también desde un punto de vista urbano, es decir, pensando en quien no cuenta con un jardín, o si lo tiene en caso de que no sea muy grande, o bien en el caso de contar solamente con una terraza.


¿Cómo conseguirlo?

Con frutas trepadoras como moras, frambuesas, arándanos o uvas. Estas plantas no requieren mucho espacio, crecen hacia arriba a lo largo de una pared, valla, celosía, pérgola o barandilla. A principios de verano contarás además con la belleza de sus hojas y después con sus frutos a finales del verano y en otoño. Son por lo tanto plantas que además portan estacionalidad dando colores diferentes al espacio. Si hay niños en la casa suponen toda una clase de naturaleza y si no consumes toda la cosecha que te den, serán un alimento perfecto para los pájaros que en los meses fríos tienen menos comida a su alcance, por lo que el ciclo de protección del medio ambiente se completa de una manera muy bonita.
    
Frutas trepadoras.

 La gama de frutas trepadoras ofrece muchas opciones. Por ejemplo: la mora sin espinas (Rubus fruticosus), la frambuesa (Rubus idaeus), la uva (Vitis vinifera) y el arándano (Vaccinium corymbosum). Todas las plantas vienen en muchas variedades diferentes, incluyendo formas compactas que son adecuadas para espacios pequeños. 

Zarza - el otro nombre para la mora - es una transformación de la antigua palabra germánica 'bram-bezi', que se convirtió en 'brombeere' en alemán, 'braambes en holandés', 'zarza' en inglés y '(f) ramboise' en Francés. La mora es realmente la baya ancestral europea. 
El arándano comercial no debe confundirse con el salvaje ((Vaccinium uliginosum L.)  siendo también una variedad de Vaccinium,  es un poco más grande, no se mancha y tiene un follaje en el otoño que cambia a un fabuloso rojo fuego. 
La frambuesa fresca y jugosa también se conoce como el "caviar de la fruta" y se considera una de las bayas más sabrosas a nivel internacional.
Desde el este de China hasta el sur de Europa, la uva ha tenido un estatus especial como base para el vino durante unos 9000 años. 


Origen.

Muchas frutas trepadoras son miembros de la familia de las rosas. La mora crece en toda Europa, pero también en las altas montañas de Sudamérica. La frambuesa es otro clásico europeo, y se ha estado extendiendo desde Italia y Grecia desde el siglo XVI. Los arándanos son nativos de áreas boscosas en el este de los Estados Unidos, y solo han estado creciendo en Europa desde el comienzo del siglo XX. Uvas extendidas desde el Medio Oriente.  


Cuidados.

Las frutas trepadoras pueden colocarse en contenedores, macetas o camas, y prefieren un lugar soleado donde no oscurezca más que la sombra parcial. La luz del sol es necesaria para madurar la fruta. 
Las moras, las frambuesas y los arándanos son ricos en nutrientes y son ligeramente ácidos. Las uvas prefieren un suelo calcáreo. 
No permitas que el suelo se seque. Las plantas usan mucha agua para cultivar las bayas.
Proporcionales un soporte para que la planta trepe, como un estante, marco o pérgola. 
Añade a tus macetas alimentos vegetales una vez cada quince días durante la temporada de crecimiento, combinados con la fruta en cuestión. 
La mayoría de los escaladores de frutas se autopolinizan, por lo que no hay nada más que debas hacer para disfrutar de la fruta.
Poda a fines del invierno o principios de la primavera. 




















Fotos: Oficina Holandesa de la flor.

Comentarios