¡No te cortes y corta bien tus rosales! (1)


A la hora de cortar o podar los rosales es conveniente diferenciar entre los tipos de rosales que tengamos ya que no todos se podan por igual.
El rosal florece únicamente en la madera que ha sido creada en el año, ya que la madera antigua tiene la función de mantenimiento y de nutrición. Por ello es necesario realizar una poda en los rosales para provocar y favorecer el florecimiento de los mismos.

Rosales de flor cortada.
En este tipo de rosales la poda debe realizarse en el mes de enero, cuando estén prácticamente sin hojas, aunque en climas suaves es posible que esa defoliación no sea total en cuyo caso, pueden podarse aunque tengan hojas. Si eres de los que tiene invernadero en casa y tienes algunos rosales dentro, debes hacerles una poda en agosto.
En cualquiera de los casos, la poda debe ejecutarse con los mismos criterior; si un año podas bajo, al año siguiente debes podar un poco más alto y al siguiente año un poco más bajo y así consecutivamente. 


En el primer año la poda de estos rosales se realizaría a 4/5 yemas para facilitar un buen crecimiento de las raíces, al año siguiente cuando el rosal tenga ya 3-4 brazos se repite el tipo de poda y al año siguiente se corta a3-4 yemas , y siempre a una altura de 2-3cm de la ultima yema de referencia.  Sobre esa yema será donde aparezcan los nuevos brotes.
También debemos eliminar los brotes que surjan debajo de los injertos.
Una vez podado el rosal, hay que cavar un poco en el terreno y añadir un poco de mantillo y regar abundantemente. Esto siempre que no sea un día en el que haya riesgo de heladas, hay que tener en cuenta que estamos hablando de realizar esta poda en el mes de enero. También será recomendable tratar los cortes con un fungicida para evitar  la acción de parásitos vegetales.












Fotos: Pixabay

Comentarios