lunes, 9 de enero de 2017

Plantas de invierno: Los Brezos

Los Brezos, del género de la Ericas,  pertenecen a la familia Ericaceae, que incluye otras plantas de jardín incluyendo Calluna, Pieris, Rododendro, Azalea y Gaultheria. Son hermosas plantas para combinar juntos, ya que requieren más o menos las mismas condiciones. Erica es a su ves un muy extenso género de plantas con cientos de especies, la mayoría de los cuales se originan en el sur de África. 

Las especies que se venden en enero son resistentes y están ampliamente disponibles en centros de jardinería y floristerías. Las dos especies más importantes, Erica carnea y Erica darleyensis,  dan  flores de invierno, de diciembre a marzo / abril.

Erica carnea es más compacto, y Erica darleyensis tiene un hábito de crecimiento más flojo. Se ven preciosos en las plantaciones de grupo  o en macetas. Los colores son de color rosa, lila o blanco. 
Además del color de las flores, las hojas también pueden ser de diferentes colores: verde, amarillo, naranja y bronce son llamativos.

Erica y Calluna (ling o brezo verano) a veces se confunden. Son fáciles de distinguir: las hojas de Erica son siempre las agujas, mientras Calluna tiene hojas en forma de escamas. 

Cuidados

Las plantas de brezo de invierno prefieren un suelo ácido. Puede usar mezcla especial de brezo para crear suelo ácido, o añadir césped de jardín o agujas de coníferas en parte en abono para el suelo. Erica carnea también tolera suelos menos ácido, por lo que puede hacer frente a los terrenos calizos. 
Es importante que el suelo esté húmedo y con buen drenaje. Las plantas crecen bien a pleno sol, pero también en semisombra. 

Consejos de poda

En el campo, las ovejas juegan un papel importante en el mantenimiento de estas plantas haciendo una especie de poda al mordisquear las puntas. Así que hay que tomarlo como ejemplo y buena idea para mantener las Ericas con un crecimiento bajo en el jardín también. Si las plantas de brezo de invierno no se podan regularmente, sólo producirán flores en los tallos leñosos y alargados. Esto les dará una forma menos atractiva, y después de un tiempo se perderá sus buenas características compactas y de plantas tapizantes. La poda de estas plantas, por tanto, es una tarea permanente que se debe hacer cada año una vez que haya terminado la floración. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario