lunes, 22 de febrero de 2016

Frutos del bosque

 
Foto de : Zdelia

Aunque parezca el título de un tipo de yogourt, son una de las opciones más recomendables a la hora de planificar las plantas de un jardín. Si os gustan los diseños muy formales en los jardines, desde luego no son entonces vuestra opción mejor pues tienen portes muy abiertos, aunque hemos de deciros que los hemos visto plantados dentro de parterres y en diseños  de ese estilo como los jardines de Charlotenburg, en Berlín donde dentro de los dibujos geométricos y espacios marcados por los setos de boj hay composiciones completamente sueltas y con cierto punto asilvestrado y quedaban fantásticos, así que todo es ponerse y pensar bien el diseño y el tipo de planta y así no prescindir del placer de disfrutar de estos pequeños frutos que pueden utilizarse en fresco, confitados, en zumos, etc... Pero vayamos primero a ver las opciones que tenemos:

Los pequeños frutos

Existen muchos pequeños frutos producidos por plantas de escasa talla que pueden cultivarse en huertos o jardines de poca amplitud e incluso en muchos casos en tiestos.
La mayor parte son poco conocidos en nuestro país y todavía producen sensación de asombro cuando se encuentran en los centros de jardinería, aunque en Los Peñotes los trabajamos desde hace muchos años.
Nos vamos a referir a los de tipo arbustivo que se comercializan: groselleros, frambuesos, arándanos y uva espina. Las fresas, aunque son también pequeños frutos del bosque ya cuentas con diferentes post en este blog.
Foto de: Peter Smith

El frambueso (Rubus Ideaus)
La frambuesa es una planta que pertenece a una amplia familia, las Rosáceas, muy diferentes a la de las grosellas o los arándanos.
Los frutos se consumen en fresco, además de entrar a formar parte de licores, pasteles, etc.
Son arbustos de tallos recios, con aguijones, de 1,50 a 2 m de altura. Fructifican en verano aunque hay variedades que lo hacen en primavera u otoño. En otros países se fuerzan en invernaderos para obtener frutos más precoces y de mejor calidad.
Se pueden cultivar en zonas de jardín e incluso en grandes tiestos. Precisa media sombra y rincones abiertos y aireados. Son poco exigentes  en tierras. La mejor forma de multiplicar es por la separación de los rebrotes. Hay muchas variedades con distintas formas y color de fruto.

Foto de: Jarsem

Los groselleros (Ribes Rubrum)
El nombre científico Ribes deriva de la denominación árabe que se aplicaba a unas plantas cuyo sabor era análogo a las grosellas.
El jugo es muy rico en vitaminas, las bayas son consumidas en fresco, y mucho más utilizadas en confitería o licorería. Los Ribes pertenecen a la familia de las Saxifragáceas.

Existen varios tipos de Ribes:

Uva Espina - Foto de: Passi Widgren
a) Los groselleros de flor: Algunas variedades se utilizan por su magnífica floración primaveral. Otras de fruto se utilizan a efectos decorativos. Como planta ornamental los groselleros se utilizan para setos, en grandes rocallas, bordes, etc.
b) Los groselleros rojos o derivados del Ribes rubrum y sus cruces con otras especies. Son frutos pequeños algo ácidos que son usados para la confitería. Madura al final de la primavera. Existen variedades modernas de frutos más o menos grandes, color blanco, rojo, etc. que han mejorado el sabor y pueden consumirse en fresco.
c) Los groselleros derivados del Ribes grosularia o de su forma uva ursi. Son las grosellas espinosas, uva espina, zarzamora, etc. Existen también muchas variedades en Europa de distinta forma y sabor, poco conocidas. La Uva espina es quizás la más conocida pues es de cultivo fácil y ofrece una producción abundante. Sus frutos son más ácidos pero perfectos para zumos.
d) La mayor parte de los groselleros son plantas de hoja caduca, aunque algunas variedades son semi perennes. Tienen espinas en unas ramas y algunas variedades toman colores otoñales.
Se adaptan tanto al sol o la sombra, pero siempre en zonas frescas, con terrenos frescos y húmedos, mejor si son ácidos.
Se multiplican por esquejes, división de matas o injerto. Precisan operaciones de poda más o menos complicadas por lo que será recomendable que preguntes a nuestros jardineros a la hora de aplicar la poda.


El arándano (Vaccinium myrtillus)
El arándano es una planta silvestre de nuestras montañas, que puede ser cultivada en jardines o huertos. Sus frutos son muy interesantes y si antes se utilizaban en la alta gastronomía, ahora son ya un ingrediente muy fácil de usar en la cocina. En los últimos años están alcanzando además mayor fama y demanda pues hay estudios científicos que avalan sus propiedades para mantener una buena memoria, su recomendación para los estudiantes o por su alto nivel de vitamina C.
El nombre científico Vaccinium myrtillus se refiere al fruto en bayas (baccinium). Los arándanos pertenecen a la familia de las Ericáceas, a las que pertenecen los brezos.
Las plantas se conocen desde hace muchos años. Los romanos utilizaban las bayas para teñir de purpura las túnicas de los esclavos. En la cocina se usan como fruto fresco, en la elaboración de mermeladas, para platos de casa y algunos licores.
Arándano en flor - Foto de : Peter Leonard
Pueden cultivarse en situaciones frescas, turbosas o silíceas buscando reproducir su hábitat natural, en las montañas se encuentran en los rincones húmedos, sombríos y ácidos. Se propagan mediante siembra o por división de mata.
Dentro del mismo género hay otras bayas comestibles indígenas del Norte de América que reciben el nombre de mistilas, blenets, cranberries, etc. Algunas como las llamadas arándanos gigantes o americanos pueden alcanzar el tamaño de una cereza.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario