Cultiva fresas en casa.

Ya os hemos contado en otras ocasiones lo beneficioso que es el consumo de las fresas y la facilidad de su cultivo. La mayor parte del año apenas tendrás que atenderlas salvo eliminando las malas hierbas que puedan surgir en ellas. Pero la recompensa de poder disfrutar de unas sabrosísimas fresas ecológicas que te aportarán más vitamina C que las propias naranjas y que aportan muy pocas calorías, no tiene precio. Así que vamos a ver cómo podemos cultivarlas en casa:

El mejor momento de decidirse por su plantación es en otoño o principios de la primavera aunque en Los Peñotes podrás encontrarlas durante todo el año. Busca un rincón bien soleado y protegido de vientos. 

Si vas a plantarlas en mesas de cultivo en una terraza, debes tener en cuenta que cada planta ha de estar separada entre 30 y 40cm  para que reciban bien el sol. Si van en macetas independientes salvo que sean de diámetro muy grande, pondrás una planta en cada maceta. En cualquiera de estos dos casos asegúrate de que haya un buen sistema de drenaje, que tenga agujeros de salida para el exceso de agua y evitar que se encharquen.

Mejora la tierra antes de plantar utilizando en la mezcla de sustrato algún fertilizante específico para fresas o poniendo un sustrato especial para plantación.

Cuando las plantes, hazlo a la misma profundidad que estaban en la maceta que has comprado. Y tras la plantación riega abundantemente.


Durante la floración y antes de que salgan los frutos, puedes preparar un acolchado con pajas secas que puedes obtener por ejemplo de la poda del césped u otras hierbas que hayas dejado secar previamente y las colocas tapando la tierra de las macetas. De esta manera cuando salgan las fresas, en vez de apoyarse sobre un suelo húmedo que las puede estropear, lo harán sobre un suelo seco de paja y dará tiempo a que engorden y maduren sin estropearse por exceso de humedad.

Después de la cosecha has de recortar las hojas y abonar de nuevo la planta. Podrás disfrutar de estas sabrosas frutas de manera abundante durante unos tres años, tras los cuales el rendimiento disminuye. Será el momento de utilizar los estolones para obtener nuevos plantones por medio del sistema de reproducción por acodo.

Comentarios