A todo color: las Begonias.

Si hay una planta que proporcione gamas de color intensos son sin duda las conocidas como  Begonias, tanto en sus variedades de planta de flor, como en las que su coloración se basa en lo llamativo de sus hojas.  La Begonia Elatior y Begonia Rex son reconocidas como plantas de interior y todos los otros tipos de Begonia se consideran plantas de jardín.

Son plantas que agrupadas crean bodegones realmente decorativos, que admiten montajes en recipientes de muy diferente estilo que se adaptan a cualquier tipo de casa. Tampoco has de privarte de colocar en un mismo recipiente Begonias de diferentes colores, como puedes ver, quedan fantásticas. Y si las mezclas con las variedades que no tienen flores, puedes jugar a entonar los recipientes con los tonos dominantes de las hojas de la Begonia elegida. Tienes una gama amplísima donde elegir.


Estas plantas como tantas otras, guardan cierta simbología y también muy variada: por ejemplo, representan la autoprotección o mensajes algo noveleros como 'nuestro amor se ha descubierto' y también un símbolo de equilibrio cuando se utiliza en arreglos florales funerarios.

La Begonia proviene de las selvas tropicales húmedas de Asia, África y América. Hay alrededor de 1.000 variedades diferentes en la familia Begoniaceae.

El grupo de floración más conocida es la Elatior Grupo Begonia. Estas son las plantas con flores sencillas y semi doble o dobles. La Línea Bodinia es nueva, con flores con flores dobles adicionales y hojas rizadas. Un "clásico" en el rango para la Navidad es la Lorena (Begonia), con flores más pequeñas y una forma final. Dentro del grupo Begonia Rex, hay colores de hojas realmente  preciosas y de formas muy llamativas. 

Consejos para el cuidado.
Begonias necesitan estar expuestas a extensas horas de luz en el interior y una posición ligeramente soleado en el jardín. Asegúrate de que la bola de la raíz nunca se seca, por lo que debes darle agua regularmente. Para mantener la planta sana durante mucho tiempo, es esencial para darle alimento en forma de abono cada tres semanas. También vale la pena a retirar con cuidado las flores muertas y hojas viejas, así la floración será más durarera y vigorosa. Evita los cambios de temperatura y corrientes de aire y no coloques nunca la planta cerca de fuentes de etileno como las verduras o frutas, ya que esto provoca  la abscisión de yemas florales y de las flores abiertas, las hojas amarillean y caen, reduciendo con ello la floración de la planta.










Fotos cortesía de la Oficina Holandesa de la Flor

Comentarios