viernes, 3 de julio de 2015

Los gatos y el síndrome del gato paracaidista.

Los meses de calor son para los gatos una etapa de cambio y no solo nos referimos al cambio de pelo. En estos meses es cuando están expuestos a más peligros. Los insectos, sus picaduras y las ventanas abiertas serán elementos a tener en cuenta.


El síndrome del gato paracaidista.

Parece una broma pero no lo es. Hay gatos que se despistan con cualquier cosa y pierden el instinto de conservación. Si bien tienen merecidísima su fama de hábiles saltadores y la mayoría cumple la leyenda de que "todos los gatos caen de pie", esto hay que verlo con ciertos matices: si bien los gatos tienen a habilidad de poder girar su cuerpo en el salto y caer apoyándose en sus patas, esto es aplicable en caídas de unos 3m de altura, superando esta altura lo más probable es que sufran fracturas de cadera que son las más habituales en ellos, aparte de lesiones peores.
La mayoría de los gatos tienen muy bien desarrollado el sentido del equilibrio, pero algunos por un exceso de confianza o un error de cálculo porque se han despistado con la presa que quieren atrapar pueden acabar mal.

Por ello, y si nuestro gato ya ha dado señales de no calcular muy bien sus saltos y se lanza hacia todo lo que se mueve, más vale prevenir y vigilar que las ventanas que estén abiertas cuenten con algún tipo de protección tipo mosquiteras que eviten esos saltos al vacío.

Otra precaución es la de mantener al gato debidamente identificiado, ya sea con su chip, o bien con una de las chapas con código QR que puedes encargar en nuestra tienda de mascotas ( http://bit.ly/1CeiSyH ) Esto es importante porque hay gatos que tras sufrir un accidente, en lugar de quedarse quietos, salen corriendo despavoridos y pueden extraviarse y ser tarde para curar la posible lesión que se hayan hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario