viernes, 3 de julio de 2015

La piscina y el jardín.

A veces a la hora de decidirse por colocar una piscina en nuestro jardín, se nos olvida tener una serie de precauciones sobretodo en relación a su compatibilidad con las plantas de nuestro jardín. 
El que el material de los bordillos sea de material antideslizante y las ventajas entre una prefabricada de fibra de vidrio o una de hormigón gunitado es una cuestión en la que no vamos a entrar pues quien mejor que las empresas constructoras de piscinas para ello, así que nos vamos a centrar en daros unos consejos en lo que nos compete y conocemos: las plantas y el estilo paisajístico.


En las proximidades de la piscina  hay que prescindir de todos aquellos árboles que puedan proyectar sombra sobre la piscina en las horas de la mañana. Si la sombra cae ya al atardecer no importa tanto pues ya ha estado calentándose el agua durante todo el día.

No es recomendable plantar árboles o arbustos de hoja caduca en las proximidades de la piscina ya que nos estarán ensuciando de manera continua el agua.

Tampoco lo es el plantar arbustos próximos que contengan pinchos y nos puedan herir al entrar y salir del agua. Pero esto no quiere decir que no puedas tener vegetación cerca, solo hay que pensar bien cual y como plantarla, evitando en lo posible que la tierra quede a la vista para que el viento no la arrastre al agua. Los áridos son un perfecto aliado para ello como puedes ver en la imagen de arriba.

Si es posible, ubícala en la zona de mayor insolación y lejos de la zona de vientos dominantes que harán más incómoda la estancia y la apertura de los parasoles. Aunque estas incomodidades las puedes matizar contando con arbustos en zonas próximas que hagan de seto para-viento.

En cuanto al diseño de la piscina si tu jardín es de estilo silvestre, un poco inglés o incluso tropical, las de forma irregular o de riñón se adaptan muy bien. Las cuadradas o muy estrechas dan un aspecto más moderno y las rectangulares son las más aconsejables para las construcciones más clásicas.


Cuando planificas una piscina, planifícala como una zona cómoda donde estar, procura contar con una zona de sombra confortable por medio de pérgolas por ejemplo, una zona de solarium donde tomar el sol que debe contar como mínimo con un 1,5 de veces de la superficie plana de la piscina, con tomas de agua extra si vas a querer hacer allí las barbacoas. La iluminación también es importante, aprovecha el momento de su construcción para pasar todos los tubos necesarios para los cables. piensa que debes contar con una iluminaria cada 4m aproximadamente si no quieres andar al palpo en esa zona por la noche y no descartes el incorporar luz al interior de la piscina, será el mayor foco con el que cuentes.



2 comentarios:

  1. Genial post! También habría que mencionar que las cubiertas dentro del patio donde se tiene la piscina también podría hacer que se cuiden mucho las plantas que se tienen en ella.

    ResponderEliminar
  2. Dalcover, nos alegra que os haya gustado el post y tenéis mucha razón, aunque es un tema que merece un post propio: plantas en piscinas cubiertas!;)

    ResponderEliminar