viernes, 22 de mayo de 2015

Trasplantar un bonsai.

Los bonsais, aunque sean plantas miniaturizadas no dejan de tener necesidades y el transplante es una de ellas. Si bien, supone una técnica algo diferente a la que haríamos con una planta de interior. Lo primero que hay que tener claro es que la mejor época para transplantar un bonsai es en el mes de Febrero o Marzo, siempre que no sea un mes de primavera ya muy adelantada y estén en flor. Otro factor importantes es contar con las herramientas necesarias.




















Pasos a seguir:
Desenraizar.
1. Podar las ramas de manera que el Bonsai quede sin parte aérea que mantener con el esfuerzo que le supone el transplante y así reseva sus energías para el crecimiento de primavera.
2. Con un rastrillo especial, se quita la tierra adherida a las raíces con cuidado de no rasgarlas y dañarlas. Se van quitando las raíces mas pequeñas que se van con la tierra.
3. Se aclaran con una lluvia fina las raíces limpias de tierra.

Con las raíces ya limpias de tierra, se procede a cortar con tijeras especiales para bonsai, las raíces más largas y gruesas, de manera que las que queden se adapten al nuevo macetero de manera holgada.
Es importante que esas tijeras estén bien limpias y si se han usado anteriormente para podar otra planta, el haberlas lavado y así evitar la transmisión de posibles hongos. Esto es una práctica de higiene que no se suele observar y da lugar a infecciones en las plantas y es aplicable a cualquier herramienta de poda, sea bonsai o no lo sea.

Preparar la nueva maceta:
1. Hay que utilizar dos alambres especiales de bonsai y hacer una "U" con ellos. A continuación se pasarán por debajo de la maceta y cada extremos de esas "U" se asomarán por cada uno de os orificios de manera que tendremos dos alambres asomándose por ellos.
2. En cada pareja de alambres se pasa una rejilla especial de bonsai como se ve en la imagen y que impedirá que el sustrato se cuele.
3 y 4. Doblamos los alambres hacia el exterior de la maceta. Nos van a servir para sujetar las raíces y que no se nos mueva el bonsai.





















Plantación del bonsai.
1. Llenamos no totalmente la maceta con tierra de Akadama.
2 y 3. Colocamos el cepellón del bonsai y lo atamos con los alambres que tendremos que retorcer para que quede bien sujeto.
4. El alambre sobrante se corta.





















Remate final.
1. Se termina de rellenar la maceta con la tierra de Akadama.
2. Se remueve un poco con un palillo de madera para que la tierra penetre entre las raíces del bonsai y no se queden huecos de aire.
3. y se aplica finalmente un riego en forma de lluvia fina que deje bien empapado el sustrato.





















Y ya tenemos el bonsai preparado para que sus raíces vuelvan a adaptarse al nuevo espacio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario