jueves, 30 de junio de 2016

Huerto urbano: rotación de cultivos.





A la hora de plantear un huerto siempre surgen dudas de qué plantar, pero no de cómo plantar y quizás ésa sea la pregunta de partida ya que con una buena planificación de la distribución del terreno el resultado de la cosecha será mucho más satisfactorio pues no esquilmaremos la tierra de plantación.
Las hortalizas se dividen en cuatro grupos con necesidades comunes y su cultivo debe rotarse de manera que la plantación de un grupo no se repita en el mismo trozo de terreno del huerto al año siguiente. De esta manera el rendimiento de los nutrientes del terreno es mayor y la cosecha será de mayor calidad. A su vez, durante el invierno, no es aconsejable dejar el terreno vacío en caso de que os de pereza seguir trabajando el huerto o la disponibilidad de vuestro tiempo sea menor. Podéis ir creando un abono orgánico de manera natural si sembráis forrajeras por ejemplo como la avena o la flor de mostaza o zanahorias y nabos que requieren menos atención pero irán esponjando el terreno y aportando nutrientes para la primavera o bien, si dejáis que las hierbas silvestres aparezcan, no las quitéis, al llegar la época de plantación será cuando deberéis remover todo el terreno y mezclarlas con el mismo una vez desenraizadas para aprovechar su capacidad de materia orgánica.

Pero volvamos a la rotación de los cultivos y a saber qué hortalizas forman cada grupo para tener claro cómo plantar y así solucionar la primera incógnita de qué plantar.

Primer grupo:  las solanáceas.
Son hortalizas muy exquisitas en cuanto a las necesidades de abono orgánico y  no vienen a ser otra cosa más extraña que los tomates, las berenjenas, los pimientos, patatas, batatas  y boniatos.

Segundo grupo: las legumbres.
Judías verdes, guisantes, habas, garbanzos... y se las considera mejorantes del terreno ya que fijan en el terreno el nitrógeno, lo cual será más que beneficioso para el siguiente grupo al año siguiente.

Tercer grupo: las coles.
Las que forman esta familia necesitan muchísimos nutrientes, son de las que dejan el suelo pidiendo a gritos abonarse tras su cosecha. Y son también de las más decorativas y que pueden formar parte del diseño dela jardín: el repollo, lombarda, coliflor, brócoli, o coles de bruselas.

Cuarto grupo: plantas de raíz.
Las cebollas, chalotas, puerros y zanahorias que además de airear el terreno y esponjarlo al penetrar en él, son de las que necesitan poca agua y poco abono.


Y además podemos incluir otras opciones que serían como el grupo comodín pues no necesitan rotación y podemos plantar en cualquier hueco del huerto y no son menos apetecibles que el resto: rabanitos, lechugas, calabazas, pepinos y espinacas.

No dejéis de ver los otros post acerca del huerto de este blog para aprender más trucos. Solo teneís que poner la palabra "huerto" en la ventana de búsqueda para ver todo lo que escrito sobre ello.
¡Buena cosecha!


No hay comentarios:

Publicar un comentario