viernes, 24 de abril de 2015

Cómo evitar las malas hierbas.

Aunque para los paisajistas y amantes de las plantas no existen malas hierbas, si no plantas mal ubicadas, para la mayoría de los mortales y aficionados, la aparición de las llamadas "malas hierbas" es la mayor de sus pesadillas. Por lo tanto, saber controlar y evitar la proliferación de estas hierbas se convierte en una necesidad más que fundamental.

Lo primero que hay que tener claro es el tipo de herbicida que vamos a utilizar y leer bien las instrucciones de uso ya que cada fabricante puede dar unas indicaciones específicas.

1. Los herbicidas totales, sólo podrán ser utilizados en aquellos casos en los que no existan elementos vegetales útiles que pudieran ser dañados.

2. Herbicidas de contacto. Éstos son los que actúan sólo a través de la hoja y por ello afectan exclusivamente a las plantas impregnadas del producto.

3. Herbicidas de preemergencia, son otra de las opciones para combatir estas malas hierbas. Se trata de un producto diseñado para combatir la germinación de las semillas que hay en el suelo. No aplicar en el caso de que el suelo no esté totalmente limpio de hierbas y en condiciones de humedad alta.

4. También se pueden utilizar los geotextiles o las mantas textiles, que se caracterizan porque permiten el paso del agua pero impiden que las malas hierbas las atraviesen. Este sistema es muy útil en el caso de las plantaciones de masas de arbustos en las que surgen bastantes problemas con ellas en los primeros años de implantación.

Y además de los productos químicos, podemos utilizar herramientas manuales tanto para su extracción, para desbrozar o rastrillar en zonas con gravas por ejemplo que son útiles para momentos puntuales o de mantenimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario