viernes, 27 de febrero de 2015

Jardinoterapia: Un jardin comestible.

Poder contar con un jardín previamente diseñado es una buena idea, más que un lujo, por ello el poder contar con el asesoramiento de un paisajista es una tendencia cada vez más en alza ya que de esta manera nos ahorramos en disgustos y en plantaciones que nos puedan dar problemas. Pero si encima, además de jardín bien pensado podemos introducir el concepto practicar la Jardinoterapia, entonces empezarás a comprender los beneficios de esta técnica de vida que te hace pararte a disfrutar de otra manera de vivir y disfrutar de las cosas y de la que somos totalmente partidarios ¡como no podía ser de otra manera! Hay muchas maneras de ponerla en práctica y una de ellas es la de contar con un "Jardín comestible" ¡eso ya si que es un verdadero lujo! teniendo claro que no tiene por qué ocupar toda la superficie de jardín disponible.

Pero como hemos partido de la premisa de que la buena idea es pensar primero, vamos a desgranar los pasos previos necesarios:

¿Dónde?
Parece lógico decidor que sea cerca de la cocina, siempre que sea posible. Sobretodo lo agradeceremos en el uso de las hierbas condimentarias o en arbustos tipo el Lurus Nobilis cuyas hojas son de uso común en la cocina. Si no tuviéramos mucho espacio en esa zona, o ninguno, siempre podemos optar por colocar una jardín vertical en el que tener esas hierbas a la vez que decoramos una pared, o bien optar por composiciones en macetas donde muchas de las plantas comestibles pueden darse fácilmente. Lo que sí es importante es que se cuente con toma de agua para establecer un sistema de riego automatizado con un programador.

Ubicación más favorable..
Casi todas las hierbas, verduras y frutas requieren luz solar significativa para que puedan florecer y dar por consiguiente, sus frutos.Así que para decidir la mejor posición es aconsejable observar primero la posición del sol a medida que avanza el día, de manera que podamos asegurarnos como mínimo 4 horas de sol directo en las horas previas al mediodía. También es buena idea, complementar esa falta de sol con la ubicación cerca de una pared que refleje esa luz solar o que ayude a mantener el calor del sol.

Puestos a observar, tengamos en cuenta como la luz cambia según las estaciones, ya que de esa manera, podemos optar por plantar lo que se vaya a dar mejor según la insolación con la que contemos...que en eso, no vale empeñarse en imposibles. En general, las hierbas y plantas que producen frutos comestibles (albahaca, tomates, pimientos, arándanos) necesitan el máximo de luz, mientras que las verduras con hojas comestibles (lechuga , espinacas, acelgas y otras verduras de hoja verde) crecen mejor con menos luz solar; algunas pueden incluso darse bien en semi sombra como es el caso de las fresas.

Tamaño.
Si va a ser tu primer jardín comestible, lo mejor es empezar poco a poco. Una vez que hayamos visto lo que implica en cuanto a riego, limpieza de malezas y la cosecha de las plantas, nos podremos hacer una mejor idea de qué tamaño del jardín será el óptimo para nuestros intereses culinarios y estilo de vida.

Tipo de suelo.
De nuevo toca observar, toma nota de cómo el agua corre a través del terreno y donde se asienta. Para la salud óptima de lo que plantemos y mejorar la productividad, hay que elegir un punto de nivel que permita que el agua drene desde el suelo de forma natural y evitar lugares en los que se generen piscinas de agua después de una lluvia. Si el drenaje no es el ideal en el jardín, una cama levantada es una solución inteligente y recomendable.

Si te has decidido a sembrar plantones, etiqueta la especie de la planta con nuestras pizarras especiales, te será útil a la vez que son un elemento decorativo más en tu jardín comestible.

Para asegurar una cosecha abundante, será necesario aumentar su aporte orgánico y proporcionar raíces con oxígeno y nutrientes. En  tierra compactada, el agua se escurre sin empapar y plantas quedan hacia fuera superficialmente en lugar de crecer en lo más profundo. Mira los otros post acerca de huerto urbano de este blog para ver algunos consejos y trucos.

Como ves, puedes combinar con las plantas de flor de
tu jardín con las plantas comestibles.(Col y tulipanes)
Riego.
Para mayor facilidad en el cuidado, colocarlo cerca de un grifo conectado a un sistema de riego por goteo es una opción de agua y ahorro de tiempo efectivo que no requiere una gran inversión.
Y de esta manera conseguimos aplicar el agua directamente al suelo. A empaparse totalmente alcanzará las raíces profundas en el suelo.

Elección de las plantas.
Al planear un jardín comestible, es mejor tener en cuenta que las hierbas, verduras y frutas que se compran regularmente y disfrutar así de la cocina. También puede ser divertido para elegir algunas especies más desconocidos para experimentar. Hay que considerar qué plantas son apropiadas para el tamaño del jardín y la zona climática . Y dependiendo del tiempo o paciencia del que se disponga, se puede empezar plantando desde las propias semillas, o bien hacerlo directamente con plantones jóvenes y ocuparnos solo ya de que sigan creciendo.
Pero como va a formar parte del diseño del jardín hay que tener en cuenta algo muy importante: hay que equilibrar las plantas comestibles que tienen un corto período de crecimiento con comestibles que son de hoja perenne, o al menos que tengan  parte aérea a la vista toda la temporada como pueden ser las aromáticas y condimentarias y así evitar tener un gran agujero en el jardín cuando hayamos recolectado por ejemplo las lechugas en verano.

Algunas ideas para plantas ornamentales comestibles? Toma nota:
Lechuga de hoja roja y verde.
Coles.
Otros verdes, como acelga roja y apio.
Hierbas
Alcachofas.
Flores comestibles tales como rosas, lirios de día, pensamientos, capuchinas y madreselva
Los árboles frutales y arbustos de fruto comestible como las grosellas, arándanos...

¡Así que ya solo queda que os animéis y os pongáis a practicar la Jardinoterapia!


No hay comentarios:

Publicar un comentario