miércoles, 3 de diciembre de 2014

Plantas mágicas en Navidad.


El "poder" del Muérdago.
En Navidad, es frecuente comprar ramilletes de muérdago con sus frutos blancos en el mercado para atraer la prosperidad. Los antiguos druidas le atribuían el poder de curar de forma mágica. Se consideraba un símbolo de vida, ya que es en realidad un arbusto parásito que crece sobre los árboles (principalmente de hoja caduca y en algunos pinos) y al producirse su crecimiento en pleno invierno cuando la naturaleza ofrece un aspecto más bien de inactividad vital, favorecía esa interpretación.
Según una antigua superstición, se colgaba sobre las cunas de los niños para evitar que las hadas los robasen y los sustituyeran por otros. Por no hablar de la complejidad que tenía el rito de cortar muérdago: era necesario pedir permiso a la planta antes de cortarla, y quien no lo hiciera sufriría todo tipo de males. Había que hacerlo durante el sexto día del ciclo lunar, de un tajo, con una hoz de oro y sin que cayera al suelo, tarea harto difícil por lo fácilmente que se caen las delicadas bolitas blancas. Hoy en cambio, la tradición es algo más divertida, se dice que la muchacha que recibe un beso bajo el muérdago en Nochebuena encontrará el amor que busca o conservará el que ya tiene. ¡Una excusa perfecta para besar a alguien!


El acebo.
Acebo (Ilex aquifolium)
Que muchas veces se confunde con el anterior, también es muy tradicional en Navidad. Se trata del Ilex Aquifolium, con sus hojas verdes brillantes y sus frutos de bayas rojas. Es un arbusto que puede llegar a vivir más de 100 años.
Los celtas lo utilizaban para atraer suerte y prosperidad. Pero, como el anterior, es una especie protegida, por lo que se debe adquirir sólo en los centros de jardinería, que los venden con certificado que asegura que procede de podas controladas que no dañan el monte..


No hay comentarios:

Publicar un comentario