viernes, 11 de abril de 2014

Un jardín de 30 años...en una semana.

Ajardinamiento realizado por los Peñotes con arbolado de grandes ejemplares.


Actualmente estamos viendo multitud de programas de televisión donde se hacen reformas milagrosas en las casas que desde luego no llevan el tiempo relámpago de ejecución que dura el programa, pero que con los nuevos materiales y los avances de la tecnología sí se consiguen hacer en menos tiempo que hace unos años.

En jardinería también se pueden conseguir estos pequeños milagros, aunque desde luego hay que hacerlos con planificación y con los elementos necesarios para que ese ajardinamiento sobreviva en las mejores condiciones y tenga un sencillo mantenimiento. En alguna ocasión hemos visto la ejecución de jardines televisivos ¡que nos han puesto los pelos como escarpias! Sin sistema de riego instalado, sin telas contra las malas hierbas ni preparar el terreno previamente donde se colocaba una gravilla decorativa, mezclas de plantas con diferentes necesidades hídricas en la misma jardinera...no nos queremos imaginar cómo habrán evolucionado.

En fín, que es muy bonito tener un jardín ya crecido, pero hay que tener claro que es necesario no saltarse determinados pasos previos. Vamos a ver cuales:
Ajardinamiento realizado por la paisajista Isabel de la Morena.

Realizar las obras de infraestructura: instalación de sistema de riego automatizado y de iluminación del jardín serán pasos imprescindibles para no tener que levantarlo después para pasar tubos y cables. La preparación y abonado de la tierra donde se va a cultivar es también fundamental. Esta partida es quizás de las menos valoradas a la hora de hacer un jardín y es de las más importantes. Una mala tierra nos va a dar muchos problemas siempre y nos va a costar dinero en reposición de plantas.

Elegir arbolado de grandes dimensiones ya crecidos que se colocarán directamente sobre el terreno con las precauciones previas de comprobación del perfecto drenaje del terreno. Normalmente se hace el hoyo de plantación unas horas antes y se llena de agua para ver si desparece o si permanece estancada, en cuyo caso hay que dar solución a esa falta de drenaje antes de plantar.

Arbustos, vivaces y anuales. Los arbustos han de elegirse en el tamaño máximo que adquieren en su edad adulta, o el más próximo. Y las plantas vivaces y anuales si se plantan en su época de floración terminarán de dar ese aspecto de solera al jardín.

El césped. Se siembran en forma de tepes, los cuales se colocan como una alfombra, pero la preparación previa del terreno es muy importante. Y también el no hacerlo en pleno verano para que el gasto de agua no sea tan excesivo.

Y en cuanto a los accesorios como las baldosas de los caminos, o la gravilla para los senderos, nuestro consejo es hacer como hacían los antiguos jardineros ingleses en siglos pasados: una vez habían sembrado el césped y plantados los árboles y parterres, esperaban a ver la huella que marcaban los visitantes en el jardín para poner sobre ella los caminos... debían tener muy presente a un tal Murphy ¿no creéis?


No hay comentarios:

Publicar un comentario