Huerteando: como analizar la calidad de la tierra.


Una de las dudas más habituales es saber qué tipo de tierra tenemos en nuestra huerta para poder aplicar la cantidad de riego apropiada y evitar encharcamientos que podrían producir la pudrición de las plantas o la aparición de hongos.
Así que vamos a daros un truco que aprendimos en uno de los cursos de Huerto que organizamos en Los Peñotes de la mano de Andreu Vila, uno de los "profes" más carismáticos que nos envía nuestro proveedor y copatrocinador de estos cursos, Massó Garden.
Pues bien, Andreu nos indició un super truco "digital"...es decir, de practicar con los dedos. Y vamos a repetir la misma metáfora que nos contó porque nos pareció una buena manera de entenderlo.
Para saber qué tipo de tierra tenemos hay que coger una porción de tierra y amasarla y según el "producto pastelero" que obtengamos, vamos a poder saber qué tipo de tierra tenemos y qué riego aplicar.

  • Si nos sale un rulo como haciendo un gusano al hacer rodar la tierra: tenemos un 5% de arcilla.
  • Si nos sale un croissant ( una vez hecho el rulo, lo doblamos y no se abre ni parte): tenemos un 15% de arcilla.
  • Si nos sale un donuts (sin deshacerse) tendremos un 20% de arcilla.
Brotes de soja.
Por lo tanto, cuanta más arcilla tengamos, habrá que hacer menos riegos y aplicar menos agua.
Si el suelo es más arenoso que arcilloso, hay que aplicar más riegos y más fertilizantes puesto que ese tipo de terrenos no retienen tanto.
Y como tenía el día culinario, nos dió otro truco gastronómico... ¿o agronómico? Se trata del truco del ¡plato de sopa!. Llenamos un plato con agua y añadimos tierra con una cuchara. Si se deshace rápidamente es señal de que la tierra tiene mala estructura y será necesario aportar algo de tierra nueva que la mejore.
Y si queréis ver otros consejos para el cultivo del huerto, pinchad en este enlace. http://goo.gl/Y5EOOd



Comentarios