lunes, 14 de abril de 2014

DIY Jarrones de Pascua.



La tradición de utilizar los huevos en la Pascua es milenaria y es una de las maneras de simbolizar el triunfo de la vida que es lo que representa el huevo y lo que se celebra esos días. En la repostería española aparece de muchas maneras, dentro de bizcochos, en forma de chocolate... y en Los Peñotes, como no podía ser de otra manera vamos a proponeros utilizar los huevos en forma de floreros de Pascua.
Y como estos días tendréis tiempo libre, qué mejor manera que hacer una manualidad, que además de entreteneros, en caso de que haya niños, seguro que les encanta participar y poder presumir luego de ello.


Material necesario:

  • Huevos: lo ideal es que sean de oca pues son de mayor tamaño y se pueden encargar, ya no es tan difícil conseguirlos, aunque también podéis utilizar de gallina, en cuyo caso los tallos de las flores deberán ser más cortos.
  • Unas flores de tallo grueso que las mantengan erguidas.
  • Una esponja de las de florista o un corcho de polipropileno.
  • Palitos de madera tipo de los helados.
  • Pintura mate.
  • Pincel y cuchillo tipo navaja.
  • Un recipiente con transparencia para que puedan sujetarse los huevos y lucirse la composición.

En esta ocasión hemos elegido pequeños Iris, que además aportan un agradable aroma. pero podéis elegir Algestroemerias, Gerberas, Tulipanes..

Pasos a seguir:

Mientras váis preparando todo, las flores es fundamental que estén en agua y una vez que lo hayáis terminado, hay que cambiar el agua cada dos días ya que al ser poca cantidad la que tendrán en cada huevo, el nivel de oxígeno en ese agua será escaso y las flores lo necesitan para vivir, pero esto no va a ser un gran trabajo ¿verdad?

Sigamos con los pasos: una vez removida las pinturas y vaciados los huevos haciendo un solo agujero...recordad que son los futuros jarrones. Los colocamos sujetados con uno de los palos de madera pinchados en la esponja para poder pintarlos fácilmente y que se sequen. La pintura actuará de impermeabilizante y tapa-poros en los huevos. Ha de ser pintura del tipo que se utiliza para pintar un mueble, no sirven las témperas.

Hay pinturas de secado rápido y serán las más recomendables pues de esta manera en dos horas habremos terminado con toda la preparación previa.

Un truco para los indecisos acerca de qué combinaciones de colores entre flores y huevos hacer: coged lápices de colores y seleccionar los colores que queráis utilizar haciendo varias pruebas agrupándolos hasta que déis con una que os guste. O bien, seguid la gama de colores de las flores elegidas y poned los huevos en esos tonos ¡así no falla el equilibrio de colores seguro! el mejor patrón es siempre la naturaleza.

Una vez que estén secos los huevos, ya solo queda colocarlos en el recipiente donde se vayan a exponer. En este caso es un cesto, pero también puede ser una jarrón cuadrado de cristal, o redondo... lo importante es que los huevos queden bien encajados sujetándose unos a otros.

Ya solo quedará llenarlos de agua y para ello podéis ayudaros de un pequeño embudo o de una jarrita de esas de leche del juego de café.

Y cuando estén llenos de agua ya podemos cortar los tallos un poco e ir colocándolos a diferentes alturas para que la composición tenga más movimiento y parezca más natural. Si utilizáis flores de tallo grueso como las que os hemos sugerido, podéis hacer un corte en forma de cruz en la base del tallo y así la flor coge más agua y se hidrata mejor.



Si quieres inspirarte en qué flores utilizar, echa un vistazo a las nuestras: http://goo.gl/9on1SA











Fotos cortesía de la Oficina holandesa de la Flor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario