miércoles, 12 de febrero de 2014

Enanitos, Gnomos y duendes del jardín.

La costumbre de utilizar los gnomos en el jardín viene de hace siglos, ya en los cuentos de los Hermanos Grimm se hace referencia a ellos y se asociaban a que su presencia traía fortuna a los jardineros que los tenían.

Tras la segunda guerra mundial su fabricación casi desapareció, pero a partir de los años 50 vuelven a resurgir, siendo la década de los 60 casi la de mayor auge. Y tras unos años en los que se consideraban parte de la estética "kitsch", es justo ese estilo y concepto el que los vuelve a poner de moda.

No hay duda de que son un elemento decorativo simpático y que puede utilizarse bien en el jardín, bien en una terraza o incluso dentro de un dormitorio infantil, o como elemento de colección.

No obstante, si en Alemania es muy común verlos, en el concepto británico de la jardinería no tiene lugar y ha llegado a estar prohibida su presencia en las exposiciones, ya que se considera que distraen del paisaje.

Pero en cualquier caso, lo que no deja lugar a dudas es que a nadie dejan indiferentes y como poco provocan una sonrisa, así que aunque solo sea por esto merecen nuestra atención.


No hay comentarios:

Publicar un comentario