¿Sabes qué es un Yellow Dog?

Lo más normal y habitual es que cada vez que nos cruzamos con alguien que lleve un perro y nos gustan los animales, nuestra primera intención es la de acariciarlo y jugar con él, sin ni siquiera preguntar al dueño si hay algún inconveniente. Hasta aquí, todo parece normal ¿o no? por regla general los dueños de perros están encantados de que sus perros gusten a los demás.

Pero ¿y qué pasa con el perro? pues lo habitual es que sea un perro cariñoso y bien cuidado, pero el origen de este movimiento no está en que sean unos fanáticos que no quieren que se moleste a su mascota; se trata más bien de un movimiento para concienciar de que no son juguetes, si no seres vivos y que deben ser dignos de consideración en ciertas ocasiones y han creado este proyecto para crear una pauta de conducta a este respecto.

Simplemente, hay ocasiones en las que un perro necesita no ser "achuchado". Perros amarillos son perros que necesitan espacio . Y los motivos pueden ser muy variados, no necesariamente es porque sean perros agresivos, puede ser necesario no acercarse porque estén convalecientes de una operación, o porque estén recién adoptados de algún centro e acogida y no hayan superados sus miedos, o bien los dueños no conocen todavía bien su conducta en público, o porque se encuentren en período de formación para prestar determinados servicios como perro-guía y el que juguemos con ellos altere su formación o su capacidad de obediencia... o efectivamente, que sea un perro "malas pulgas" y sea más seguro no ponerle nervioso.




Este proyecto de crear este código amarillo de identificación de perros que necesitan espacio, fue fundado en septiembre de 2012 por Tara, un entrenador de perros canadiense. El Proyecto de Yellow Dog se ha propagado rápidamente hasta convertirse en un movimiento mundial. Ha llegado a 45 países y ve aumentar sus seguidores a través de su campaña en Facebook .

El mensaje del movimiento es simple: quieren que la gente sepa que si ven a un perro que lleva una cinta amarilla o con algo amarillo en su correa, a ese perro es necesario respetarle su espacio y para ello se pide a los propietarios con perros que necesitan ese espacio, el que les coloquen una cinta o algo de color amarillo a su perro para ayudar a difundir este código.

Nosotros ya os hemos contado esta curiosa iniciativa, ahora vosotros decidís.

Y si queréis más información podéis verla en su web: http://www.theyellowdogproject.com/


Comentarios