lunes, 2 de diciembre de 2013

Mini-plantas muy grandes: las Fittonias.


No siempre es imprescindible colocar plantas grandes para conseguir un buen efecto decorativo, las Fittonias, son un buen ejemplo de ello, estas plantas a pesar de su pequeño porte, cuentan con un colorido en sus hojas  realmente digno de destacar. Son una de las que más variedad nos pueden ofrecer en cuanto a colores y tonos. Sus flores son casi insignificantes al lado de los dibujos que nos ofrecen sus hojas. Por ello, nos gusta utilizarlas en centros y composiciones de baja altura ya que no superan los 10-15cm de altura.
Perfectas en los baños por la humedad ambiental que tienen.

Cuidados.
Como son originarias de las zonas tropicales, por lo que habrá que utilizarlas como plantas de interior en nuestra zona de clima continental, porque no aguantan bien temperaturas inferiores a los 15ºC y precisan un riego moderado y son perfectas para colocarlas en pequeños invernaderos o terrarios de interior, pero como veréis quedan preciosas en cualquier tipo de recipiente. No deben situarse a sol directo, aunque sí con buena iluminación ya que en caso contrario pierden el colorido tan especial de sus hojas.
El suelo será un sustrato ligero y drenado (se puede añadir un poco de arena). 
En los meses de calor se deben rociar las hojas con agua templada, pues necesitan bastante humedad ambiental. En invierno hay que regar menos pero no descuidar la humedad. Su temperatura ideal está entre los 18-20ºC. Y agradecerán un abono mineral no calcáreo cada 15 días durante la primavera y el verano.
Los principales peligros para estas plantas de interior son las corrientes de aire, los caracoles y los ciempiés.
Y si eres de los aficionados que se atreven con todo, puedes intentar multiplicarlas en primavera y verano a partir de esquejes del tallo.

Decorando con las Fotinias.
Al ser de tamaño pequeño, ofrecen la ventaja de poder hacer composiciones que puedan ser fáciles de cambiar de ubicación. Es decir, que como centros de mesa de café o para el comedor son perfectos... si hay que montar la mesa, se pueden quitar con cierta comodidad.
Y también son perfectas para colocar un detalle en un aseo, o en despachos donde no queramos ocupar demasiado sitio pero queramos dar ese toque de vitalidad que siempre aportan las plantas.
Son plantas que además se adaptan muy bien a cualquier estilo de macetero y dependerá de como lo complementemos para pasar de ser una planta discreta, a tener una sofisticación total como podemos ver en la imagen de la izquierda: basta con haber añadido unas plumas y colocado unas bandejas en el mismo tono del macetero para conseguir cambiarle la personalidad a nuestra plantita.

¡El que sea tan pequeña no debe impedirte colocarla a lo grande! La clave estará en la base que escojamos. Y una opción puede ser cualquiera de los recipientes de nuestras colecciones de la tienda de Muebles y Decoración. Unos vasos para velas pueden ser perfectos ya sean de cristal transparente o de cristal con color, únicamente habrá que tener precaución con el riego pues al no tener salida el agua, tendrá que ser más espaciado. 
También puedes utilizar alguna fuente con la profundidad suficiente como para poder ocultar las macetas o poder trasplantarlas. Y como se puede apreciar, un detalle que siempre favorece el efecto de la composición es colocarla sobre alguna otra base, un plato, una tabla, otro macetero mayor... de esta manera destaca más, sobretodo cuando se trata de recipientes pequeños. Al no tener mucho volumen, quedan mejor si se agrupan.





No hay comentarios:

Publicar un comentario