Tradiciones navideñas: montar el Belén.

Si hay una tradición bien arraigada en nuestro país en la época de Navidad, es la de colocar el Belén. Y además suele ser una actividad en la que participa la familia entera y se desmonta si hace falta la casa con tal de que haya espacio suficiente para colocarlo…de ahí la expresión alusiva a cuando se monta un lío tremendo para hacer algo y se dice aquello de “montó el Belén”.

Cada año en Los Peñotes, vemos venir a los padres con los hijos a elegir alguna figura nueva que añadir, o a reponer los accesorios que al desmontarlo cada año quedan mermados, como son el serrín, las piedras o rocas, el musgo natural, las piezas de corcho… Y  hay una pauta que casi siempre se cumple: a la hora de elegir una figura nueva surge la duda de la escala de las que tenemos en casa…¡con lo fácil que sería venir con una pieza! Nuestra sugerencia siempre es que si es más pequeña, con colocarla en un plano diferente haciendo como que está más lejos, se puede no solo evitar el efecto “Gulliver” que se suele ver a veces en algunos Belenes y que realmente destroza todo el esfuerzo que conlleva colocarlo todo. 

Pero vamos a ver que podemos necesitar para poder montar un Belén en casa en los casos en que queremos reproducir una escenificación lo más real posible. Una vez decidido el tablero, mesa o soporte donde lo vayamos a colocar, será importante tapar esa base con algún tejido que llegue hasta el suelo y oculte los cables y enchufes de las luces y demás accesorios que pongamos que necesiten energía eléctrica para funcionar.
No hay Belén que se precie sin la presencia de algún "gazapo" ¿la de éste? la regadera verde.
Placas de corcho en diferentes tamaños, papel roca, musgo natural que deberemos humedecer con un spray de agua antes de manipularlo y de vez en cuando para que se mantenga verde. Serrín o arena de río que nos servirá para la superficie y colocar las figuras sin que se caigan y a la vez para ocultar las peanas de las figuras, árboles o de las mismas edificaciones, paja natural para poner encima del serrín en el suelo del portal o en las zonas de animales. Gravilla o escamas de pizarra quedarán genial para rematar el borde del río en caso de incluirlo. Y para hacer ese río o laguna, en vez de utilizar papel de aluminio, os sugerimos colocar un espejo, o un cristal (de un marco que no utilices) y debajo de ese cristal puedes poner la imagen de uno de los fondos impresos que tenemos para los acuarios o terrarios.

Y si queréis aumentar el efecto de profundidad de vuestro Belén, probad a colocar dos espejos enfrentados y ocultados con papel roca y musgo para que no se vean, podrás hacer un cañón rocoso o una gruta en la que tu rebaño de ovejas ¡se multiplicaría por arte de magia si las colocas pegadas a uno de los espejos!

Misterio africano de la Ong Amigos de Nyumbani.
¿Os da pereza montar el Belén? podéis optar por colocar solo el Misterio, es decir, las figuras básicas: San José y la Virgen con el Niño Jesús, el buey y la mula y los Reyes siempre lejos hasta el día 5 de Enero si eres de los “puristas”. Pero aunque coloques solo estas piezas, puedes arroparlas con otros complementos de manera que luzcan más. Desde colocarlas rodeadas por grupos de velas, candelabros, metidas dentro de un recipiente de cristal que puedes poner hasta tumbado, colocar un poco de musgo a modo de lecho sobre el que colocar las figuras, dentro de un recipiente de metal, sobre una tabla, dentro de un farol que dejes con la puerta abierta, añade ramaje natural o artificial, delante de una corona de adviento… es cuestión de echarle imaginación y si te pasas por la tienda de navidad de Los Peñotes, te daremos más ideas o seguro que sacas alguna inspiración y desde luego hay figuras para todos los gustos.
Belén en una "matrioska", perfecto para niños .












Comentarios