¿Plantas mágicas?

Planta del dinero (Plectranthus)
Cuando adquirimos una planta ya sea para nosotros mismo o para regalar, siempre que no impere el criterio estético,  muchas veces lo hacemos siguiendo el impulso de alguna leyenda que acompaña a esa planta y casi siempre ligadas a los "buenos augurios" Y es que desde la antigüedad se han atribuído fascinantes propiedades a muchas plantas... unas veces con cierta base científica y otras simplemente procedentes de la superstición que conllevaba el simple desconocimiento.

Pero todas ellas ciertamente curiosas y que en cualquier caso, aportan un valor añadido a la planta en cuestión, porque no vamos a negar que cuando un amigo nos regala la conocida "planta del dinero" no estamos pensando: "¡Que bien, me ha traído una Plectranthus verticillatus!" Va a ser que no, más bien pensamos: "¡Qué detallazo, me está deseando prosperidad y que me vaya bien!"

Pero no solo se les atribuyen cualidades de atraer la buena suerte, si no que se les adjudicaban otra serie de poderes mágicos según las diferentes culturas.
Belladona

La Belladona.
Durante la Edad Media, fue uno de los principales ingredientes de las pócimas y ungüentos empleados por hechiceros y magos. Incluso se decía que era la sustancia con la que las brujas engrasaban sus escobas voladoras. Y también se supone que se utilizó para envenenar a las tropas de Marco Antonio en la guerra de Esparta.

La Mandrágora.
También se consideraba mágica, debido a la forma humana de su raíz y sus propiedades narcóticas... algunos la recordaréis en alguna de las entregas de las películas de Harry Potter. Con ella se realizaban sortilegios y se decía que procuraba sueños dorados. 

Trébol de 4 hojas.
El Trébol.
Siempre se ha dicho que encontrar un trébol de cuatro hojas es signo de buena suerte. Pero ¿ a que no sabías que también se cree que el de tres hojas aleja a los espíritus malévolos y a las brujas?  Desde hace muchos siglos se utiliza como elemento protector principalmente en Irlanda, donde goza de una gran popularidad.
O bien, se utilizan como símbolos de carácter religioso; en Irlanda, gracias a San Patricio, según la leyenda, cuando el santo llegó a Irlanda lo utilizó para demostrar que sus tres hojas simbolizaban la Santísima Trinidad. De esta forma, el trébol se convirtió en el emblema nacional irlandés.

La Albahaca.
En Grecia se rinde culto a la albahaca, cuyo nombre científico, basilicum, proviene del griego,basileus. El día de San Basilio las mujeres creyentes llevan ramitas de esta planta a su iglesia para que el sacerdote las rocíe con agua bendita y las cuelgan sobre las puertas de sus casas con el fin de ahuyentar los males de sus hogares. Es además símbolo de bienvenida y hospitalidad, por lo que también colocan macetas con albahaca en sus ventanas.

Bambú de la suerte (Drácena)
El Bambú... que no es un bambú.
Según los principios del feng shui, el color verde y la forma y estructura del bambú atraen la buena fortuna, así como la prosperidad para el hogar, el negocio, o la persona que lo tenga. Y no sólo los maestros orientales recomiendan el uso de esta Drácena para cargar de buena energía el ambiente. Su popularidad ha hecho que se conozca en todo el mundo como bambú de la suerte. Hoy, es un elemento habitual en la decoración de hogares, oficinas y negocios, y eventos especiales como bodas o inauguraciones.

Plectranthus.
Esta planta es la que hemos referido al principio. Se cultiva en muchos hogares para atraer la fortuna. Según cuentan, en la casa en la que crece nunca faltará el dinero, por lo que es más conocida como planta del dinero. También conocida como la  planta del incienso, usada en tiempos egipcios para honorar al dios Ra, se relaciona con el misticismo. La que es variegada desprende un aroma que recuerda a las iglesias católicas, bien al incienso que utiliza en sus celebraciones o quizás al olor de los cirios.





Agradecimientos a la AECJ por la documentación.

Comentarios