martes, 11 de junio de 2013

El perfume del jardín

El Romero aporta el aroma y las flores de Allium el color en este caso.
Siempre nos ha gustado la definición de la paisajista Isabel de la Morena acerca de los jardines: " son un rincón íntimo donde poder disfrutar de los cinco sentidos" y uno de los sentidos que más agradable hacen a un jardín es el del olfato... en cualquier estación podemos disfrutar de ello, pero sin duda, la primavera y el verano son épocas especialmente aromáticas que pueden convertir tu terraza, jardín o patio en un lugar más agradable todavía. Descubrir aromas en un jardín provoca siempre una sonrisa y sensación positiva, lo importante es saber combinarlas y acertar con las que se den bien en cada zona.

  Durante siglos el aroma ha sido buscado en ellas. Las culturas clásicas han rendido culto a la fragancia vegetal. En especial los árabes y los pueblos del medio y lejano Oriente. Los jardines hispano-árabes, cerrados y recoletos, incluyen entre sus atractivos los mirtos que te sorprenden con su aroma al final del verano y los jazmines que son más tempranos y que ayudan a esa sensación de frescor que siempre buscaban en sus climas tan cálidos junto al sonido del agua en las fuentes.

Los geranios aportan el aroma en sus hojas más que en las flores.



Hinojos, lavandas, tomillos son plantas que desprenden aromas por sus hojas
Una gran cantidad de plantas emiten perfumes no sólo por sus flores, si no también por sus hojas.

. Las plantas de lugares áridos, como el tomillo, el romero, el espliego, etc., utilizan sus perfumes como una defensa contra la atmósfera seca y cálida.
 Pero esta búsqueda de plantas con aromas es una tendencia universal: los valles de Bulgaria cultivan grandes extensiones del rosal de Damasco. En Italia la esencia de violeta se obtiene a partir de la propia violeta y de los rizomas del Iris que se cultiva para ello.

Casi todas las rosas clásicas tenían un perfume enormemente atractivo. Mientras que los árabes y otros pueblos de Oriente mantuvieron ese perfume en sus rosales, los occidentales dirigieron la mejora hacia la forma y color de la flor. Con ello la mayor parte de las variedades modernas no huelen. En los últimos años han empezado a aparecer muchos rosales nuevos que tienen aroma. En casi todos los concursos internacionales, como el de Madrid, se reserva un premio para la “rosa perfumada”.

Los Allissum con su olor a miel son perfectos para macetas en terrazas
o cubresuelos
Análogamente sucede con el clavel. Las clavellinas y los clásicos claveles de patio o de “señorito” tiene perfume, que han perdido los nuevos claveles, cultivados industrialmente para la producción de flor cortada.
El Muguet es de las de olor intenso.
Una moda injustificada casi eliminó durante años la presencia en  los jardines de las lilas, las violetas, los heliotropos, etc. 

Pero son plantas que vuelven a tener una gran demanda. Si bien es cierto que hay que tener en cuenta que tampoco hemos de abusar y tener en cuenta las épocas de mayor fragancia para no mezclar demasiados olores o en el caso de las que tengan un olor demasiado intenso, plantarlas en zonas donde no nos embriaguen demasiado como puede ser en el caso del nardo o la magnolia.

Entre las plantas de flores perfumadas de primavera citaremos narcisos, jacintos, algunas variedades de tulipán (como los Cottage), las violetas, alhelíes, prímula, lirio de los valles, aralias, etc. Entre las plantas leñosas las madreselvas, viburnum, magnolias, algunas aralias y espinos, lilas, ceñudas.
Durante el verano algunas variedades de rosas, iris, peonías, heliotropos, claveles y clavellinas, lilium, phlox, campanuda, etc. Muchas anuales son también perfumadas.
Entre las plantas de flores con perfume nocturno citaremos los nicotiana, hesperis, algunos gladiolos, madreselvas, etc.
Entre las plantas de fragancia en las hojas citaremos los geraneos de olor o madreselvas, la verbena bergamota, mentas, tomillos, artemisas, lavandula, romero, mejorana, orégano, camomila, hierba luisa, etc. Y no olvidemos las menos rústicas como gardenias, mirtos, jazmín, cytisus, etc.
Verbenas.
 Y como para todo hay dos versiones, en la cuestión de aromas también existe la otra versión; tenemos también muchas plantas que emiten olores no agradables. Por ejemplo, algunas flores tienen olor a carne podrida que atrae a los insectos que suelen depositar sus huevos en la carroña. Esos insectos atraídos por las plantas las polinizan, así que no dejan de ser útiles y algunas de gran belleza...¡lo único que hay que hacer es no acercarse a olerlas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario