El mar en tu mesa.



Cuando recibes a más personas de las que puedes sentar en tu mesa, lo mejor es organizar la comida o cena en Bufé, y si quieres sorprender realmente a tus invitados, la mejor manera es "tematizar" la decoración, desde la puesta en escena hasta el menú se pueden coordinar y conseguir con ello crear un ambiente lleno de magia.
En esta ocasión el equipo de estilistas de Los Peñotes ha elegido como tema el Mar... ¿quieres saber cómo lo hicimos y en qué nos basamos? Lo primero fue decidirnos por los colores a emplear y la simbología que había que buscar:  verdes y turquesas transparentes propios de las aguas cristalinas del mar, verdes opacos que recordasen las algas o plantas acuáticas, blanco como la espuma del mar, y algún toque en rojo coral y plateado como las escamas de los peces y el tono de la arena de la playa.

Nos pusimos manos a la obra e hicimos la selección de los artículos que íbamos a utilizar entre nuestra tienda de Decoración y la tienda de Mascotas y ¡oh, sorpresa!¡encontramos todo lo necesario!

Los tonos turquesa y el efecto del agua lo conseguimos con los platos de cristal en esos tonos que elegimos como fuentes para la comida y algún recipiente de acabado plateado.
Sobre un mantel blanco que equilibraba el resto de elementos y permitía que se lucieran (los manteles estampados obligan a poner artículos más sencillos) colocamos unos peces de cerámica esmaltada en blanco, unos corales falsos de resina en blanco, que aportaban cierto relieve en la mesa pero al ser blancos como el mantel no ocupaban visualmente.

Unos jarrones de cristal en verde con acabado al ácido de nuestra colección de complementos de decoración fueron el recurso perfecto para dar altura y movimiento a la composición y recordar las algas del mar.

El toque de color arena lo pusimos con unos faroles de madera clara donde metimos velones que iluminaran por la noche y unos arreglos vegetales que simulaban los corales rojos que daban el toque de color fuerte.

¡Y los arreglos vegetales de falsos corales rojos son tan fáciles de hacer que no podemos evitar contaros cómo confeccionarlos!

Solo necesitáis una esponja de florista y ni siquiera es imprescindible que sea de las de trabajar con flor natural (éstas se han de empapar en agua), sirve la esponja para flor artificial. Unas ramas de arbusto a las que deberéis quitar las hojas si ya han brotado y que tengan mucha ramificación, como podéis ver en la foto para que simulen bien un coral. Aplicáis pintura roja brillante con un spray a las ramas y ya tenéis listo el coral.

La esponja hay que cortarla con un ancho suficiente para que no se vuelque con el peso de las ramas, aunque también podéis fijarlo al fonal con una cinta adhesiva ancha de doble cara al mantel y así os aseguráis de que no vuelque en caso de levantarse viento.
Este tipo de esponja se corta muy fácilmente con un cuchillo de los de cortar pan, pero tened cuidado porque suelta una arenilla muy fina que se os puede meter en los ojos, hacedlo en otra mesa aparte porque mancha al soltar ese polvillo.

Después forráis la esponja con unas hojas verdes naturales que pueden ser de aspidistra, o de cualquier otra ancha que podéis encargar en nuestras floristerías. Y para fijar la hoja al corcho solo tenéis que atravesar con orquillas la hoja clavándolas en la esponja.
Una vez hecho esto, ya solo tenéis que clavar en la hoja hasta llegar a la esponja, las ramas pintadas de color rojo. Y para evitar que se os rasgue la hoja por la presión, con un cuter, previamente hacéis un corte en la hoja justo donde váis a clavar la rama. Váis llenando hasta conseguir el efecto deseado.


En esta ocasión no hemos utilizado elementos demasiado obvios (exceptuando los peces) como pueden ser conchas de mar, estrellas de mar, faroles de estilo marinero...etc. Hemos buscado la alusión sutil  para conseguir un aspecto menos rústico, o menos marinero. Nuestra idea era conseguir un efecto refrescante, elegante y moderno, alejado de la imagen fácil y más que utilizada del estilo mencionado.

Y ahora algún truco adicional...¿que no encontráis loe elementos mencionados? lo básico es tener la idea, el cómo plasmarla es cuestión de imaginación; por ejemplo, para sustituir el efecto de los jarrones verdes opacos, podríamos colocar jarrones cilíndricos con planta acuática verde del estilo de las algas.

Ya sabéis, ¡imaginación al poder! ¡sin miedo!


Comentarios