viernes, 3 de mayo de 2013

¿Iluminas o decoras?




Lámparas de la colección Japan de Point.
Si la disposición de la iluminación es importante en el interior de una casa, cuando tenemos que decidir la del exterior, es fundamental el acertar con su colocación porque cuando llega la noche en un exterior es cuando podemos crear efectos realmente mágicos... o sumir ese espacio en la más profunda de las cuevas.

Hay unas reglas básicas en cuanto a donde y cómo colocar las luces en un jardín: si tenemos un grupo de árboles, es mejor colocar focos en el suelo que proyecten la luz hacia la copa, ya que si lo hacemos al revés, podemos deslumbrarnos y además desde abajo, conseguimos que se aumente el efecto de profundidad del jardín. En los caminos lo recomendable es colocar balizas de mediana altura y que la presencia de luz sea constante, aunque en las zonas de estar hemos de colocar mayor número de lámparas que en las de paso. En las zonas de estar hemos de pensar en una disposición de las luces similar a un interior: con luces indirectas y de pie. Los apliques de pared servirán para iluminar la estancia, pero las luces indirectas, ya sean eléctricas o de velas, serán las que den el toque especial y nos proporcionen un ambiente más agradable.

Lámparas de exterior de la firma Vondom.
Pero a la hora de iluminar nuestro jardín o terraza ya podemos plantearnos algo más , no sólo podremos procurarnos luz , si no que incorporaremos elementos de iluminación que nos proporcionen un efecto escultórico y  decorativo de forma que consigamos un punto de interés diferente en la iluminación de nuestros exteriores . Esferas , cilindros, figuras de fantasía, mobiliario con luz interior, mesas de centro, maceteros de gran tamaño con luz interior ... incluso ya hay elementos de luz con mando a distancia y tecnología Led para poder cambiar el color a nuestro gusto.
Imagen cortesía de Decoragloba donde las velas colocadas en el centro y en la mesa del rincón proporcionarán una iluminación indirecta perfecta .



¡Y no podemos olvidarnos de la iluminación con velas! si queremos crear un ambiente realmente acogedor son el mejor recurso. Únicamente tendremos que tener la precaución de guardarlas durante el día en pleno verano para que el calor no las estropee. Y no dudar a la hora de adquirir velas: han de ser de buena calidad, en esto no hay que vacilar: una buena vela tiene un alto rendimiento, mientras que una mala vela, se consumirá como si fuera una mecha con pólvora (por no hablar del peligro que eso supone). Para exterior, en el caso de no usar las de mecha especial para exteriores (que suele ser más gruesa) se pueden meter en recipientes de cristal, ya sean faroles o no para evitar que el viento las apague y además el reflejo en las paredes del cristal aumenta la calidez y potencia de su luz.
Faroles y velas de Decoragloba.

Aunque cuando las pongamos dentro de recipientes de cristal, hay que tener ciertas precauciones como no colocar demasiado calor a un cristal demasiado fino, es decir, las velas han de estar proporcionadas o poner agua que refresque un poco el interior del cristal.

Utilizar recipientes con el interior metalizado es otro truco muy efectivo. O meter dentro de un farol grande un grupo de velas de diferentes alturas y formas pero del mismo color...esto queda fantástico. Y si las colocamos agrupadas serán la manera de conseguir un efecto decorativo mayor. Y si quieres un truco para que te duren más, ahí va: en las que son huecas, utilízalas como pantallas y mete dentro un vasito transparente con una vela pequeña, de manera que la vela grande no se consumirá, pero disfrutarás de su efecto y diseño y solo tendrás que recambiar la vela pequeña.

En estas velas (Decoragloba) puedes introducir vasitos con velas de menor tamaño para aprovechar la forma y efecto de luz de estas velas y que te duren más. Lo mejor es encenderlas y usarlas hasta que se forme un hueco en la mecha ya que se consumen hacia el interior. Y en ese hueco, ponemos el vasito de la vela de recambio para que quede bien sujeto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario