sábado, 9 de febrero de 2013

Para gustos... los colores.

El conocido dicho de "para gustos... los colores" implica lo variado que puede ser el sentido del gusto, aunque quizás lleve un mensaje de ironía detrás. Lo que sí es cierto es que el saber combinar los colores a la hora de decorar cualquier estancia a veces no es una tarea fácil, y a menudo no porque no se tenga un sentido del gusto ... digamos "bien definido" si no, por falta de ideas o simplemente indecisión. En Los Peñotes nos hemos encontrado muchas veces con clientes que teniendo clarísimo lo que les gusta y encantándoles siempre las decoraciones que ven en nuestras tiendas, si tuvieran que decidirse ellos solos estarían perdidos o acabarían haciendo una mezcla que no les termina de satisfacer.
Una manera de resolver esto es obviamente contratando los servicios de decoración de Los Peñotes que ofrecemos, pero a veces con un sencillo asesoramiento es suficiente, así que ahí van nuestras sugerencias:

  • Para decidir qué combinación de colores vamos a utilizar buscar la inspiración en... ¡la naturaleza, por supuesto! Y no es que seamos más de campo que las amapolas, es que la naturaleza ofrece siempre combinaciones perfectas que no desentonan. 
  • Una vez elegido el ejemplo que nos va a servir de inspiración o de patrón de colores, ya es cuestión de decidir cómo lo vamos a aplicar. Es importante decidir qué color va a los elementos que más espacio visual ocupan en la habitación a decorar: qué color va a la pared, en las cortinas, en la alfombra, en la librería o muebles grandes que haya (sofás, aparadores...) ya que esto va a marcar el carácter de la habitación. Si es una estancia con poca luz, es recomendable que optemos por tonos claros y neutros que sirvan de base o marco a los otros colores que vamos a emplear para dar personalidad a ese espacio.


Una flor de Heleborus puede ser un sencillo patrón de colores para poder hacer una mezcla adecuada.
  • A la hora de decorar, debe haber siempre 3 colores que predominen en la decoración. Esto no significa que no podamos añadir más colores, pero serán ya en pequeñas pinceladas. 
  • Por color debemos entender un color concreto y toda su gama de degradados, como si cogiéramos una tabla de Pantoné de un color.
  • Y una vez decidido esto, hay que utilizar complementos de decoración que repliquen esos colores en pequeñas dosis, pero que al repetirse crean una masa cromática que da sentido a todo al relacionarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario