jueves, 31 de enero de 2013

Zamias.


Si no tienes lo que se dice "mano verde" precisamente... ¡ésta es tu planta! es una auténtica superviviente. Las Zamioculcas, popularmente llamadas Zamias, son una de las plantas menos exigentes y a la vez una planta de gran belleza. Su color verde oscuro y su aspecto brillante y sencillo la hacen apta para cualquier espacio y estilo de decoración. En un salón es perfecta y en un despacho también, es cuestión de elegir el recipiente adecuado como podéis ver en las fotos, pero en Los Peñotes hay muchas más opciones.


Aunque la riegues poco o sin una periodicidad demasiado exacta, la coloques en una habitación con poca luz o por el contrario, en una muy iluminada, esta planta lo soportará. Tu planta crecerá y crecerá sin importarle las "maldades" que le puedas hacer. Es "muy bien mandada" y agradecida. No es de extrañar que cada vez nos la pidan más en Los Peñotes.

Imágenes de la Oficina Holandesa de la Flor.


Cuestión de genes:
Esta planta exótica tiende a acumular agua en sus tallos y en sus gruesas hojas y esto le sirve de reserva para soportar tus olvidos de riego. Pero esto no se debe a que sea una pitonisa que sepa que está destinada a casas de personas algo torpes con las plantas o sin tiempo porque se ausenten de su casa a menudo... es cuestión de genes. Cualquier ser vivo que quiera sobrevivir en las tierras bajas rocosas o en los pies de las montañas de Kenia, Zimbabwe, Tanzania o Malawi, que es de donde procede y el agua nunca es abundante sino más bien escasa, se adapta para sobrevivir.

Floración:
Y si esto fueran pocas razones para decidiros a llevaros una o regalarla, os diremos que las  Zamias  pueden daros incluso una agradable sorpresa, si es atendida con mimo y con los cuidados necesarios, existe la posibilidad de que esta planta pueda producir flores.

Crecimiento:
Cuanto más grande es el tiesto o la maceta, más crecerá y puede adquirir un volumen espectacular. Pero si quieres una planta más pequeña, sencillamente debes mantenerla en una maceta pequeña, así de esta forma la Zamia se mantendrá tranquilita a lo que le facilites.
Maceteros acabado cemento con esmalte vitrificado.
Es recomendable ir girando la planta hacia la luz de vez en cuando, para que así su crecimiento sea más uniforme.


No hay excusa:
La Zamioculca es una planta que siendo cuidada te recompensará con creces. Crecerá rápidamente, siempre y cuando se encuentre a una temperatura ambiente suave, con un riego ligero de agua tibia, a la que se le añada un poco de fertilizante una vez al mes. Pero como os hemos dicho, no es exigente con la luz, así que crecerá bien tanto esté a la luz como en la sombra.

Y para colmo de adapatbilidad, puedes cortar de vez en cuando alguna de sus ramas y utilizarla como hoja verde en un jarrón con agua y combinada con alguna otra flor o rama. Y manteniendo el agua limpia te durará muchos días.
¿A qué esperas para hacerte con una?

Y si quieres ver más plantas además de las que comentamos en este blog, visita nuestra web pinchando este enlace: http://lospenotes.com/contenido.php?id=151&ref=150



No hay comentarios:

Publicar un comentario