miércoles, 23 de enero de 2013

Podar con cuidado... más vale prevenir.

En la sección de Bricojardinería de Los Peñotes encontrará una amplia gama de tijeras de poda y podrá preguntar a nuestros jardineros cuál es la más apropiada para cada caso. Recuerde siempre que las tareas de jardinería son más fáciles de realizar si utilizamos la herramienta adecuada.

Por otra parte, a la hora de podar, a veces no tenemos en cuenta que no se trata de meter tijera sin más, dependiendo de la época de año y del grosor de las ramas debemos tener ciertas precauciones. Aunque las plantas se pueden podar a lo largo de todo el año, salvo excepciones como puede ser en el caso de los frutales cuando están en plena floración, es  en pleno invierno cuando las podas son menos agresivas para las plantas al estar éstas con menos actividad y es cuando realizamos podas de ramaje, no de perfilación o control de forma en especies arbustivas.

Y además, al no tener hojas las especies caducas es más fácil identificar las ramas que han de eliminarse (ramas que se cruzan en árboles y dificultarán el paso de la luz y el crecimiento correcto de las otras ramas, chupones, rebrotes de raíz en arbustos o árboles, ramas que sean peligrosas en zonas de paso, ramas estropeadas o secas...).

Si bien los cortes de las podas en primavera y verano cicatrizan antes, es en invierno cuando debemos tener especial cuidado en los cortes que hagamos al podar.

Consejos de poda en invierno:
  • Tener en cuenta que no vaya a haber heladas esa noche.
  • Realizar los cortes siempre lo más cerca del tronco posible.
  • En ramas de más de 2cm de grosor de diámetro, es recomendable aplicar una pasta cicatrizante. De esta manera evitaremos que quede una herida abierta por la que puedan entrar hongos o insectos que puedan infectar la planta en el momento de mayor actividad vegetal. Este punto es más importante de lo que parece. Si con las personas aplicamos y recomendamos la "medicina preventiva", las plantas no dejan de ser seres vivos y responden también a estas precauciones. 

Y una vez que terminemos de podar, y esta recomendación es para todo el año, hay que limpiar las tijeras con agua y jabón y aplicarles un poco de aceite (de cocina sirve) a las cuchillas de la herramienta utilizada. De esta manera se mantendrán en perfecto estado y evitaremos que queden en ellas bacterias que puedan infectarnos las plantas al podar en la siguiente ocasión.




No hay comentarios:

Publicar un comentario