Chimenea fácil de encender.

Tener una chimenea y no disfrutar de ella por no tener habilidad para encenderla o por frustrarse porque cada intento supone convertir la habitación en un secadero de ahumados, es porque no se conoce uno de los últimos truquillos de Los Peñotes...
Los que sois aficionados ( y afortunados por tener una) a poner la chimenea en casa sabéis por experiencia que hay que aplicar más maña que fuerza.


Y por supuesto que ya habréis probado las pastillas de petróleo, las briquetas de madera prensada y hasta las piñas. Pero en esta ocasión os proponemos probar con las lajas de madera de pino impregnadas de resina que hemos traído. Además con ellas colaboramos a la limpieza de los bosques pues provienen de la obtención de la resina natural.

Con ellas encender el fuego será facilísimo... sólo tenéis que colocar unas cuantas piezas como las que véis en la imagen, poner encima una primera capa de ramaje fino y luego los troncos medianos y al final ya los más gruesos. Y todo este ramaje en posición piramidal. Prender esas lajas de pino con una cerilla o encendedor y arderá enseguida.

Una vez oímos decir que un horno que no se usa en una cocina se convierte en el armario más caro de la misma...pues una chimenea sin encender es lo mismo, por no hablar de lo relajante y agradable que es disfrutar de un buen fuego y encima con buen aroma. ¿Qué más se puede pedir?... está bien, una buena compañía y una buena conversación que lo acompañe, pero eso ya es cosa vuestra. Nosotros os  facilitamos por lo menos encender el fuego. ¡Que lo disfrutéis!

Comentarios